Banco Central: ¿Qué hará con las tasas tras conocerse dato del IPC de abril?

Economía

Esta semana el INDEC informará el índice de inflación de abril, y las estimaciones de las consultoras privadas reflejan que no tendrá una baja pronunciada en relación a la que arrojó marzo, del 6,7%. Asimismo, el directorio del Banco Central tendrá su reunión semanal en la que podría decidirse una nueva suba de tasas, tal como ocurrió los cuatro primeros meses del año.

La entidad monetaria elevó cuatro veces la tasa de referencia en lo que va del año. En enero, la llevó del 38% al 40%, a mediados de febrero al 42,5%, en marzo al 44,5%, y la última suba fue en abril al 47%. Sin embargo, no logró llevarla a terreno positivo, tal como había pedido el Fondo Monetario Internacional, organismo con el cual el Gobierno tiene la primera revisión de las metas acordadas este mes. En este sentido, Ámbito consultó con especialistas sobre si esperan una nueva suba de tasas del organismo que preside Miguel Pesce este mes.

Isidro Guardarucci, economista asociado a FIEL, señaló que “es esperable que las tasas de interés suban este mes, ya que, por un lado, la Argentina tiene un acuerdo con el FMI de mantenerlas positivas. Asimismo, con los niveles inflacionarios actuales, se van haciendo cada vez más negativas, por lo que una nueva suba parece inevitable. También, haría los instrumentos en pesos más atractivos, lo que le restaría presión a la demanda de dólares y reduciría los canales de presión que hay sobre las reservas. Sin embargo, no es claro que la suba de tasas le termine ganando a la inflación, ya que, en definitiva, la tasa de interés, compite contra la inflación esperada a futuro”.

Coincidió en el análisis Alejandro Giacoia, economista en Econviews. “Dependiendo del dato de inflación de mayo es probable que veamos una nueva suba en la tasa. Con la inflación en estos niveles el BCRA no se puede quedar inmóvil. De todos modos, excepto que tome una postura mucho más agresiva, va a ser muy difícil que le gane a la inflación”, señaló.

La contracara de la suba de tasas expone un factor a tener en cuenta, ya que una mayor suba hará más abultada la cuenta de los intereses del BCRA por su deuda. Así lo explica Tomás Ruiz Palacios, estratega en Consultatio. “Los pasivos remunerados como la deuda del Tesoro están ligado a la tasa de interés, por cada 100 puntos básicos que se aumenta la tasa, los pagos de interés anual en términos de pasivos son más o menos un 0,15% del PBI, con lo cual no pueden hacer un overshooting de tasa para alcanzar la inflación. Además de que los efectos serían bastante escasos. Dudo que pueda ser una garantía de que el dólar no suba o que baje fuerte la inflación, sino que va a tener un efecto moderado porque la suba de tasas debería ser moderada. También, hay que tener en cuenta el impacto sobre la actividad”.

En este sentido, Ruiz Palacios agrega que la próxima nueva suba de tasas estaría más vinculada a la acumulación de reservas. Ya que, otro factor clave es que una suba en el tipo de interés le permitiría al BCRA sostener el ritmo de paridad cambiaria oficial a un ritmo más cercano a la inflación y así evitar el atraso cambiario que experimentó el peso en las últimas jornadas.

“Escuchamos de varias fuentes que al FMI lo que le preocupaba era la no acumulación de reservas, y la respuesta a eso era por un lado más cepo y también lo ligaban con la tasa de interés. Quizá de una manera más indirecta, ya que con la tasa de interés quieren bajar la inflación y de esa manera no apreciar tanto el tipo de cambio real y que eso no perjudique a las reservas. Asimismo, viendo la evolución de la inflación, va todo perfilando para una nueva suba de tasas”.

Este punto también lo explica Adrián Yarde Buller, de Facimex Valores, quien señaló que las subas de tasas del BCRA estuvieron en consonancia con la tasa de devaluación del peso y no estuvieron direccionadas a bajar la inflación.

“Las subas de tasas de este año no estuvieron orientadas a combatir la inflación, sino que apuntaron a mantener la consistencia con la política cambiaria sin acelerar demasiado el crecimiento del déficit cuasifiscal. A medida que el BCRA fue acelerando la tasa de devaluación también fue subiendo tasas para evitar que los exportadores se apalancaran y postergaran la liquidación, dificultando la acumulación de reservas. Actualmente no esperamos que el BCRA siga acelerando la tasa de devaluación por encima de estos niveles y por eso no estamos proyectando subas de tasas en el corto plazo”.

Dejá tu comentario