Todo a los saltos, como ya se venía

Economía

Con las bajas predominando en un contundente «tres por uno», sobre los papeles con aumentos, no varió el panorama de un recinto porteño que -además de estar viendo la arritmia de los mercados externos-aguardaba un discurso presidencial, para una hora después de su cierre bursátil. Quedará por verse de qué modo pudo levantar la bruma que envuelve a la sociedad local un monólogo que sirvió más para repasar las supuestas bondades de la gestión que para ir «directo al grano» (como en el llamado al diálogo que se preveía, o se quería soñar). Por la tarde, se vio al Dow Jones otra vez a los tumbos y deparando un final, con positivo de 0,6%, que pareció emerger de la casualidad: y como podría haber resultado a la inversa.

No pudo dar vuelta completa el Bovespa, quedando con 0,72% de desmejora, dejando al Merval sin muchas motivaciones para poder moverse positivamente. Lo que se fue viendo dio el perfil de la figura «pesada» -difícil para transar-con escasas convicciones hacia ninguna de las direcciones a seguir. Una permanente trabazón, también marcando y corrigiendo, para arribar a un cierre con el índice extendido en baja de 0,80%. Y con mínimo en 2.159 puntos, máximo de 2.183 y un cierre en 2.162 unidades. La nota discordante pasó de nuevo por la nómina de las locales, donde sin el aporte de foráneas el M.AR decayó 1,15 por ciento.

  • Escasos montos

    La prueba de lo muy pesado del desarrollo estuvo dada por la escasez del monto de órdenes. Apenas $ 52 millones de efectivo, con un segmento que ocupó sólo seis por ciento, y respondiendo al valle de incertidumbres que servía de marco a las operaciones del reinicio. Colorín, ya una especie en otra dimensión, siguió su camino a las nubes y con trepada de otro 20%. Por las bajas, una representante de sector agropecuario -Agrometal-que cayó más de 8% (acaso, preanunciando desencanto de la tarde) y el día se diluyó: con penas y sin gloria. La Bolsa, con frío del sur.
  • Dejá tu comentario