Viento de proa: se derrumba soja y campo vuelve a parar

Economía

El campo se lanza de nuevo a la protesta contra el gobierno en reclamo de una baja de retenciones, la liberación de exportaciones y otras medidas de apoyo al sector, castigado como el resto de la economía por la falta de crédito y la inflación, pero además por la sequía y hasta el fuego en algunas provincias. La protesta será por seis días, durante los que no habrá comercialización de productos, pero sin cortes de rutas. Arranca a la cero hora del viernes, sigue con la instalación de una carpa ante el Congreso de la Nación y un acto el miércoles de la semana próxima de las entidades que conducen la queja en la localidad bonaerense de San Pedro. Los dirigentes ruralesy el gobierno han hecho experiencia desde el anterior conflicto que terminó con una derrota política del oficialismo y el campo perdió beneficios que estaban incluidos en la última versión legislativa de la derogada Resolución 125 de retenciones móviles. Por eso, de un lado, prometen que no habrá cortes, medida irritativa para la población. Del lado del gobierno buscarán no confrontar y responderán con concesiones sectoriales. No quieren escalar de nuevo en un conflicto que puede repetir el revés de julio último. Otra novedad es el contexto de precios internacionales en el cual se reanuda la puja. Ayer, la soja cerró a u$s 383,97 la tonelada, mientras que la queja anterior se hizo con un valor superior a los u$s 609 (ha caído ese precio en mercados internacionales 37% en tres meses); el trigo está en su piso del año y el maíz también ha experimentado caídas similares.

Las entidades del agro anunciaron ayer un nuevoparo agropecuario por seis días que consistirá en un cese de comercialización de granos y ganado vacuno en pie a partir del viernes. Además convocaron a protestas y movilizaciones en todo el interior del país e instalarán una carpa frente al Congreso el próximo martes.

El miércoles, día en que finalizará la protesta, las cuatro entidades -Federación Agraria, Coninagro, Sociedad Rural y Confederaciones Rurales- harán un acto que aseguran será «multitudinario» en la localidad de San Pedro, provincia de Buenos Aires. Fue en ese mismo lugar donde hicieron un piquete durante el paro anterior, cuando fueron acusados por el gobierno de violar la libre circulación, causa por la que aún tienen que responder ante la Justicia.

Ese mismo día por la tarde los productores harán un abrazo simbólico al Congreso de la Nación, junto con otras organizaciones sociales y productores de todo el país.

  • Simbólico

    Desde el sector aseguran que no se cortarán rutas, que no habrá desabastecimiento y que éste es un «paro simbólico» porque afirman no afectará a la sociedad.

    «Las cámaras de los frigoríficos están llenas de carne y hay cereales que hace rato que no se venden. Consecuencias directas del paro no van a haber, es una forma de demostrar el descontento que el sector tiene con este gobierno y la política agropecuaria actual», explicó Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria.

    Según los ruralistas hasta el momento no hubo ningún tipo de llamado oficial, luego de la «frustrada» reunión que tuvieron con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, la semana pasada.

    «No creo que con esta nueva medida nos llamen, al contrario, pero espero que no nos salgan a matar. Supongo que la Presidente o el secretario de Agricultura nos llamarán recién el jueves que viene, cuando se termine esta etapa de paro. Queremos sentarnos a discutir, que nos convoque a dialogar. Si llegamos a este extremo es porque no hubo un lugar serio para avanzar tema por tema», dijo Buzzi.

    Lo cierto es que el campo endureció sus pedidos: asegura que las retenciones deberían ser nulas porque aumentaron los costos de producción y se denuncia que falta una política en carnes, agricultura, lechería y economías regionales. A todo esto se suma el malestar por la sequía que atraviesa el país, la peor en los últimos cien años, y la incertidumbre acerca del acuerdo lácteo firmado entre el gobierno y el campo que venció ayer.

    La Mesa de Enlace se volveráa reunir el miércoles, luego del abrazo al Congreso, para analizar cómo continuará el plan de lucha.

    Por el momento, la medida de fuerza arrancará desde la hora cero del viernes hasta la medianoche del miércoles próximo y consistirá en el cese de comercialización de granos con destino a industria y exportación, y de ganado vacuno en pie, exceptuando la hacienda proveniente de zonas afectadas por la sequía y productos perecederos.

  • Desventaja

    «No hay motivo en medio de esta crisis para sostener las retenciones. Además tenemos muchas desventajas con respecto a otros sectores. No estamos beneficiados como dice el gobierno», afirmó el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati.

    El dirigente, encargado de anunciar el paro agropecuario, denunció que la situación del sector «se agravó» y aclaró que «desde ningún punto de vista habrá cortes de ruta porque no queremos ponernos a la gente en contra».

    «No vamos a ir a reunirnos con el gobierno para tomar café y darnos besos en la mejilla. Si nos reunimos será para algo concreto», advirtió Biolcati, de estreno en su cargo.

    Por su parte, Buzzi justificó la nueva protesta en que «la situación del campo se agravó; estamos como en la década del 90 y ahora se terminó de complicar con la sequía». Dijo que en los encuentros con el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, «no se encontró el espacio político ni el margen de negociación» a los reclamos del sector.

    Ayer, minutos antes de la conferencia de prensa, estallaron los gruesos vidrios de la ventana ubicada detrás de los presidentes de las entidades ruralistas en la sede porteña de la Federación Agraria, situada en Piedras al 800, donde se anunció el paro del agro. Si bien no hubo heridos graves, uno de los voceros de la Federación Agraria tuvo un corte leve en un dedo. El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, aprovechó la situación para ironizar que ésa era la respuesta a la decisión de la Mesa de Enlace. Fue un «estallido» igual que «esos vidrios detrás nuestro», sostuvo.
  • Dejá tu comentario