Volvió a sobrecumplir el BCRA la meta monetaria en marzo

Edición Impresa

Los depósitos a plazo en pesos aumentaron 1,5% mensual y el 53% de ese crecimiento estuvo compuesto por colocaciones denominadas en UVA.

El Banco Central volvió a sobrecumplir la meta de la base monetaria en marzo, luego de que el saldo mensual promedio se ubicase en $1,314 billones, cerrando $29.000 millones (2%) por debajo de la meta de $1,343 billones. Así lo indicó ayer el organismo, al dar a conocer el Informe Monetario del mes en el cual el Comité de Política Monetaria (COPOM) decidió extender la meta de crecimiento nulo de la base monetaria hasta diciembre, con el objetivo de lograr una baja efectiva en el nivel de inflación.

De acuerdo con la entidad que conduce Guido Sandleris, el circulante en manos del público se mantuvo en términos nominales respecto a febrero y en términos desestacionalizados creció 2,3% en un mes en el cual se ajustaron los ingresos a jubilados y destinatarios de asignaciones sociales, grupos que hacen un uso más intensivo de efectivo. Mientras tanto, “las cuentas corrientes de los bancos en el BCRA, principal canal de transmisión de la política monetaria en el esquema actual, fue el componente que explicó la disminución mensual de la base monetaria”, explicó el organismo.

Como contrapartida de la restricción monetaria, la tasa de interés de referencia reaccionó al alza. Durante marzo, el rendimiento de las Leliq aumentó 18 puntos porcentuales al 68,2% a fin de mes. Este incremento se trasladó parcialmente a las tasas que reciben los depositantes. En el segmento de depósitos a plazo de mayores montos, la tasa TM20 de bancos privados finalizó en 48,9%, 10,6 p.p. por encima del valor del cierre de febrero. De todas formas, el Banco Central ya adoptó medidas para equilibrar el spread entre el retorno de las Leliq y el de los depósitos a plazo de los bancos.

En este marco, los depósitos a plazo en pesos aumentaron 1,5% mensual y acumularon un crecimiento del 72% en los últimos 12 meses. El 53% del crecimiento mensual estuvo compuesto por colocaciones denominadas en UVA. En tanto, los préstamos en pesos al sector privado aumentaron por segundo mes consecutivo (+0,5%), al comparar los saldos nominales desestacionalizados. “Entre las líneas que impulsaron el aumento se encuentra el otorgamiento de préstamos a pymes con tasas de interés preferenciales que llevó a que las financiaciones instrumentadas mediante documentos aumentaran 0,7% en términos nominales y desestacionalizados”, indicó el BCRA.

En términos de tasas de interés, la mayor incidencia de dicha línea fue sobre las financiaciones bajo la forma de descuentos de documentos, cuya tasa promedio se ubicó en 46,3%, 3,6 p.p. por debajo de la de febrero. En cambio, la tasa de documentos a sola firma siguió una trayectoria más parecida a la del resto de las tasas de corto plazo, con un descenso hasta mediados de febrero y un aumento a partir de entonces. Promedió marzo 56,3% mostrando un incremento mensual de 4,1 p.p.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario