Riesgo-país superó los 700 puntos por novedades judiciales y económicas

Edición Impresa

Crisis en la economía real, procesamientos judiciales de empresarios y presencia activa de Cristina de Kirchner afectaron la confianza en los mercados locales. CEO de JPMorgan visitó el martes a Mauricio Macri.

El riesgo-país argentino volvió ayer a subir fuerte, impulsado por los malos resultados en la economía real, las novedades judiciales sobre algunos empresarios locales y las perspectivas políticas negativas del Gobierno de Mauricio Macri ante las próximas elecciones presidenciales de 2019, junto con la posibilidad de un regreso de la expresidenta Cristina de Kirchner al poder. El indicador medido por el banco JPMorgan aumentó ayer 8 unidades, hasta los 703 puntos básicos -un avance del 1,15%- , nivel máximo desde mitad de septiembre. El alza resulta para el Gobierno más que inoportuna, en momentos en los que Mauricio Macri será receptor de los principales líderes mundiales que comenzarán en las próximas horas a llegar a Buenos Aires para participar de la cumbre del G-20.

Un riesgo-país en este nivel implicaría que si el país quisiera salir a colocar deuda externa debería pagar una tasa de interés de entre 9% y 10% anual en dólares, un nivel impagable para un país en desarrollo. Para tener una idea en la comparación, países como Uruguay, Brasil o Paraguay, aunque con un mercado restrictivo para los países emergentes, pueden colocar deuda con un interés en dólares de entre 4% y 5%. En el caso de Chile, la tasa de interés sería aún menor.

La incertidumbre frente a las elecciones presidenciales del año próximo hace que se amplíe el diferencial entre los bonos argentinos amortizables en 2019 y otros a vencer cuando ya haya un nuevo período de Gobierno. Entre los títulos 2019 y 2021, la brecha llegó a marcar 500 puntos básicos, agregaron ayer los operadores del mercado local. El mayor protagonismo político de la expresidente Cristina de Kirchner, que chocó con la Justicia estadounidense por los pagos de la deuda durante su Gobierno, entró en el radar de los financistas.

El martes el presidente Mauricio Macri había recibido a Jamie Dimon, CEO de JP Morgan, el banco que controla la variable.

Dejá tu comentario