El pronóstico de los gurúes: ¿Será el semestre de los emergentes?

Todo parece indicar que en lo que resta del año los activos de los emerging markets estarán en la mira de los inversores globales.

Mercados emergentes.jpg

Parece que el segundo semestre del año se perfila bien para los mercados emergentes. Por lo menos así lo están viendo los principales bancos de inversión, gestoras y fondos del mundo que se han acoplado a la reciente visión de BlackRock. Varios popes del Wall Street y del Viejo continente empezaron a recomendar a sus clientes apostar a activos emergentes.

Días atrás los analistas de Citigroup redujeron la recomendación de las acciones estadounidenses porque creen que el crecimiento de mega capitalización, sobre todo de tecnología, está listo para un retroceso, mientras que los riesgos de recesión de EE.UU. aún podrían afectar. La idea es tomar un impasse mientras la euforia de la Inteligencia Artificial entra en una fase más digestiva y volver con fuerza en 2024.

¿A dónde mirar? A las acciones europeas que cotizan con un descuento récord frente a EE.UU. y podrían verse impulsadas por un dólar más débil y el estímulo de China. Pero el Citi también elevó la recomendación de las acciones de los mercados emergentes porque ofrecen un perfil de riesgo/retorno más interesante, podría beneficiarse de la debilidad del dólar, los recortes de las tasas y la posible mejora en el sentimiento de China. También el gigante Fidelity aconsejó a los inversores a que aprovechen las valoraciones anómalas y apuesten por algunas áreas del mundo emergente, sobre todo desde la óptica del atractivo relativo. Algo muy similar recomendó Allianz Global Investors.

Pero el sentimiento de que los mercados emergentes se perfilan como los grandes vencedores en este 2023, además de la renta fija parece ser más masivo. ¿Por qué? Es que la volatilidad de la renta variable y el débil crecimiento de los países desarrollados como consecuencia del endurecimiento monetario de los bancos centrales han llevado a los inversores a fijar la mirada en las oportunidades que presentan los activos emergentes.

Tal es así que en la última encuesta de la gestora de origen suizo Vontobel (Are EM bonds about to shine?) reflejó que la combinación bonos y emergentes se ha convertido en una de las apuestas elegidas por la mayoría de los inversores institucionales, donde el 75% de ellos se muestra optimista sobre las perspectivas de los bonos de los mercados emergentes y es probable que aumenten su exposición en los próximos dos años. Vontobel evaluó las opiniones de más de 200 inversores institucionales de Europa, Norteamérica y Asia-Pacífico, lo que reveló que la mayoría de los inversores mantienen renta fija de mercados emergentes mediante una asignación diversificada de bonos (61%). “Los inversores necesitan posicionarse ahora o corren el riesgo de perder un punto de entrada atractivo, especialmente en moneda local, que ha sido un segmento infravalorado y de bajo rendimiento durante los últimos años y ahora parece mucho más prometedor”, explicó Simon Lue-Fong, jefe de renta fija de la gestora suiza.

En este sentido, las participaciones en fondos mixtos están comenzando a crecer, con alrededor del 16% de las instituciones que acceden a los mercados emergentes de esta forma, frente a casi ninguna del año pasado, quizás a medida que los inversores se vuelven más conscientes de las ventajas de este enfoque. “Gestionar las asignaciones en todos los segmentos de renta fija emergente puede ser difícil, y esto está impulsando el atractivo de los enfoques mixtos, que pueden ofrecer ventajas en términos de posicionamiento y facilidad de acceso a oportunidades valiosas”, señaló Lue-Fong.

También la encuesta mostró que más del 70% de los inversores tiene previsto aumentar su asignación a este tipo de fondos en los próximos 24 meses. “Esto refleja las ventajas potenciales que ofrecen los fondos mixtos en términos de mayor diversificación y potencial de gestión del riesgo, mejores rendimientos y generación de rentas, y un posicionamiento más flexible en la curva de rendimientos”, dicen en Vontobel.

El sondeo también pone de manifiesto que la menos favorecida de las principales categorías de deuda de los emergentes es la deuda local soberana, actualmente en manos de tan sólo el 23% de los encuestados frente al 47% del año pasado. Sin embargo, una fuerte proporción de inversores institucionales (38%) tiene previsto aumentar su exposición, y los que están considerando la posibilidad de hacerlo citan el potencial de revalorización de los activos (71%) como uno de los principales factores que influyen en su decisión.

“Los inversores tienden a ceñirse al segmento de deuda de mercados emergentes que conocen y poseen. Muy pocos asignan fondos a todo el conjunto de oportunidades de la renta fija emergente, y muchos se ciñen a uno o, como máximo, dos segmentos del universo. Creemos que merece la pena ampliar estos horizontes y, con la potente dirección que vemos para la divisa local, merece la pena que más inversores la consideren de forma activa”, sostuvo Lue-Fong.

Dejá tu comentario

Te puede interesar