21 de marzo 2007 - 00:00

Avatares de la TV

Mariana Fabbiani
Mariana Fabbiani
  
  • Telefé volvió a marcar fuertes diferencias el lunes, con un cóctel que combina «Gran Hermano» a toda hora, novelas a la tarde y el siempre exitoso «Los Simpson». Ese día, además, era el regreso de dos programas de «Canal 13»: «Mañanas informales», de Jorge Guinzburg, que hizo 8.5 puntos de rating, con picos de 14,1, según Ibope, y se impuso sobre «AM»; y «Duro de domar», de Pettinato que, en el nuevo horario de las 19, tuvo auspiciosos 10 de rating en el debut. En el total del día Telefé sumó 16.9 puntos promedio para el horario de 12 a 24, agrandando cada vez más las diferencias con el «13», que midió 11.3 promedio en el mismo horario. Tercero fue América con 4.4 y cuarto el Nueve con 4.0. Y en el prime time, las huestes de Villarruel hicieron 26.3 aventajando en más de 10 puntos a «Canal 13» que marcó 14.6.

  • La lista de los cinco más vistos de anteayer estuvo encabezada por la gala de «Gran Hermano», que en día de nominaciones, registró 30.2 puntos. En segundo lugar quedó «Son de Fierro» (20.2), tercero fue «Los Simpson» (16.9); cuarto la telenovela «El cuerpo del deseo» (16.5) y quinto la edición del mediodía de «Gran Hermano» (15.9). En su nuevo horario de las 21, «Bendita TV» parece ir en picada, ya que ayer midió apenas 3.3 para «Canal 9», que tuvo en «Tele» (8), «Los profesionales de siempre» (7.3) y «Sin límite» (5.5), sus mejores rendimientos en el horario de 17 a 21. En América, «Intrusos en el espectáculo» volvió a ser su mejor marca con 7.4 y en Canal 7, lo más visto fue la emisión nocturna de «Visión 7» que hizo 1.9.   

  • Osvaldo Laport fue el invitado del primer «Mañanas Informales» 2007 del lunes, corroborando que el vacilante rating de «Son de Fierro» desvela como ningún otro programa a las autoridades de «Canal 13». Para compensar, ayer, Jorge Guinzburg entrevistó a Mariana Fabbiani y, naturalmente, la charla empezó con el «destape» de la conductora de «RSM» ( América). «Vos sos una mina que da familiera... Sos la nuera ideal, pero últimamente se te escucha hablar de temas que antes no tocabas, como el sexo, por ejemplo», empezó Guinzburg. Un poco reacia a hablar del tema, «porque son las 12 del mediodía», ella reconoció que «a los 20 una es más gauchita con el otro que a los 30» a la hora del sexo. «No me jodas con el horario de protección al menor», la frenó él, «si querés que yo vaya a tu programa, vas a tener que ser gauchita conmigo». Lo más entretenido del reportaje, sin embargo, pasó por otro lado. Cuando tuvo que decir qué programa de TV le parecía detestable, Fabbiani dijo que, «sin detestarlo, me molesta un poco lo de 'Gran hermano'». «Yo lo que no entiendo», acompañó Guinzburg, «es cómo tanta gente quiere ver a otra gente que no está haciendo nada». A lo cual, ella respondió con una teoría personal: «Para mí, la gente quiere ver una vida peor que la de ellos: 'éste es más tonto que mi hijo; aquella es peor que mi mujer'». Pero lo mejor de todo, ocurrió cuando, con Fabbiani todavía en el piso, Osvaldo Bazán presentó un video de Natalia Oreiro hablando de la campaña contra la trata de personas. Justo cuando Oreiro daba el número de teléfono al que podían llamar las víctimas o los interesados en ayudar, se le encimó otro tape. «Si ponés esto en tu programa te reviento», amenazó Guinzburg a su sonriente colega de América.

  • A propósito de «RSM», sus informes sobre otros programas siguen siendo realmente logrados, como por ejemplo, el que mostraron el lunes sobre la censura que ejerce «Telefé» sobre «Gran Hermano», cuando los habitantes de la casa dicen cosas inconvenientes para el canal, por caso. Allí se vio, entre otras cosas, cómo la opinión de una de las participantes sobre el juego era directamente tapada con una chicharra. «Si esto sale al aire, no me quiero imaginar qué otras cosas censuran; después dicen que transmiten en vivo las 24 horas», concluyó Mariana Fabbiani. Lo que no tuvo ninguna gracia fue lo que la conductora anunció como «Nuestro Reality»: una cámara puesta en un camarín al que fueron llegando todos los integrantes del panel. Claudio Pérez entró diciendo que se moría por un sandwich de salame, queso y manteca, y que iba a pedirlo al delivery habitual. El resto pidió desde sushi a ensalada de frutas regada con jengibre. El chiste -larguísimo- consistió en que el delivery trajo todo menos el sandwich de Pérez, y cuando al fin lo trajeron, tenía mayonesa en lugar de manteca. Sólo se rieron sus compañeros, desde luego.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar