Buena comediante entre excesivas citas poéticas

Espectáculos

«Réquiem nupcial» de y por M. Paccamici. Vest.: S. González Paz. Ilum.: C. Werlen. (Teatro Del Abasto.)

Marta Paccamici es una actriz muy ligada a la poesía y se vale de ella para desnudar la realidad o bien para encontrar una vía de escape a su fantasía y delirio. Al menos eso es lo que se sospecha viéndola interpretar a Adela, un personaje tiernamente bizarro y con la mirada puesta en la infancia y en el amor que no llega.

La intérprete comparte con el público una especie de relato autobiográfico en el que se infiltran varios textos poéticos que le permiten filosofar sobre el sentido de la vida, la soledad y la aceptación de uno mismo. Entre los autores seleccionados cabe citar a Fernando Pessoa, Adelia Prado, D.H.Lawrence y a las argentinas Ivonne Bordelois e Irene Gruss.

Paccamici genera una cotidianeidad muy pintoresca y fácilmente reconocible para el público. Sus desencuentros con Cacho, el hombre que la abandonó en el altar y que ahora la engaña con otra, desata la furia de Adela y la lleva manifestarse contra el género másculino con abierta comicidad. La actriz lleva encima una extravagante parafernalia nupcial que le permite obviar todo tipo de escenografía y, de paso, burlarse de esa obsesión tan femenina de terminar en el altar. Los zapatos que usa en escena pertenecieron al inolvidable «clown travesti» Batato Barea, su maestro en el arte de dramatizar la poesía con honestidad y arrojo.

En «Réquiem nupcial», Paccamici vuelve a lucir sus amplios recursos actorales, pero la falta de dirección y de una ajustada dramaturgia (un texto que se desarma en varias vertientes sin profundizar en ninguna) hacen que el espectáculo pierda por momentos su rumbo. Aún así, el gran poder de seducción de esta actriz evita que el público se distraiga en medio de tanta cita poética y le devuelva una sonrisa cómplice.

Dejá tu comentario