Cerati cerró "Verano 07" frente a una multitud

Espectáculos

«Verano 07». Gustavo Cerati (voz, guitarra). Con R. Coleman ( guitarra), F. Samalea ( batería, percusión), F. Nalé (bajo) y L. Fresco (teclados). Invitado: L.A. Spinetta (voz, guitarra). Soportes: Pánico Ramírez y No lo soporto. (F. Alcorta y La Pampa, 10 de marzo.)

Se lo veía muy contento al jefe de gobierno Jorge Telerman en el VIP del enorme escenario montado en Palermo, de espaldas al Monumento a Güemes, que fue sede principal de todo el ciclo estival del Ministerio de Cultura porteño. Su alegría y la de su gente, tenía que ver con la muy buena acogida que tuvo el «Verano 07» en todas sus sedes, pero muy especialmente en ésta, ubicada en Figueroa Alcorta y La Pampa.

Si por ese lugar pasaron artistas como Catupecu Machu, Pimpinela, Miranda, Jorge Navarro, Ernesto Acher, la Camerata Bariloche, Horacio Lavandera y Rubén Juárez, entre otros, el cierre no podría haber sido más auspicioso, al menos si se lo mide en términos de convocatoria. Los organizadores -y el propio Cerati- hablaron de 200.000 personas y, aunque es difícil medir con exactitud la cantidad de público para ver al ex Soda Stereo, lo cierto es que la multitud ocupó todo el enorme espacio verde dispuesto para la ocasión y desbordó hacia las calles y avenidas -que debieron interrumpir su tránsito- y las plazas aledañas, de un modo como jamás se había visto ese lugar. Acostumbrado al éxito, y mientras siguen circulando los rumores de reunión de Soda -aunque por el momento, sus integrantes lo desmienten-, Cerati estuvo lejos de achicarse frente a semejante convocatoria.Como si se tratara de un concierto en un teatro, se abocó a presentar su último disco, «Ahí vamos», con cuatro de los músicos que trabajaron con él en el álbum, con temas como «Bomba de tiempo», «Caravana», «Uno entre 1000», «Adiós», «Me quedo aquí», «Lago en el cielo» o «Crimen». En su set de dos horas, hubo además otros títulos de sus épocas solistas y unas cuantas alegrías para los viejos seguidores de Soda Stereo, de cuyo repertorio hizo «Juegos de seducción», «Nuestra fe» y «Prófugos».

Como siempre, Cerati se mostró como un músico sólido, hábil para escribir canciones, dueño de un estilo indudablemente personal, y muy talentoso a la hora de cantar, de tocar la guitarra y de organizar sus bandas. Pero, sin dudas, el show tuvo un momento culminante, y ocurrió cuando subió al escenario Luis Alberto Spinetta para compartir «Té para tres» y «Bajan».

Dejá tu comentario