"No rinde sólo una película, hay que sumarle otros negocios"

Espectáculos

Los productores partieron de la canción "La gallina Turuleca" para un film multiplataforma.

Entre las varias mesas de debate y charlas presentadas en Ventana Sur, que nuclea a la comunidad audiovisual internacional y cierra hoy en la UCA, los productores Pablo Bossi y Juan Pablo Buscarini se refirieron a los desafíos de producir películas de animación en el país, lo que en la actualidad implica no sólo el mero lanzamiento de un film sino la condición ineludible de crear negocios periféricos para que se justifique la inversión. A propósito del film “La gallina Turuleca”, a estrenarse el 1 de enero en España y el 9 de julio en la Argentina para vacaciones de invierno, Bossi y Buscarini de Pampa Films (este último además director de “Los Lunnis y el libro mágico”, “Pequeños Héroes”, “Tini: El gran cambio de Violetta” y El inventor de juegos”, entre otras) explicaron las razones por las que partieron de la canción que popularizaron Gaby, Fofó y Miliky, “los payasos de la tele”, y que hasta hoy cuenta con récord de visualizaciones en YouTube.

Nadie había adquirido los derechos del tema ni había puesto cuerpo a la famosa gallina o a la “vecina”, y mucho menos creado una historia en torno a Turuleca. Ese fue el puntapié para crear no sólo una película 3D sino una serie de negocios derivados como la serie de TV 3D, la música, el merchandising, los juegos interactivos y aplicaciones, hasta proyectar un musical vivo en el teatro para 2022.

Bossi detalló: “Siempre recurrimos a personajes que están instalados en el imaginario popular. En 1995 comenzamos con una serie live action después de ‘Roger Rabbit’, que fue una revolución en ese momento. ‘Mi familia es un dibujo’ trataba sobre una familia que en lugar de un bebé tenía un dibujo animado. Con Germán Kraus y Stella Maris Closas, iba en el prime time de Telefé y fue un éxito. Tuvo tres temporadas y después tres películas que hicimios con Disney. Muchas de las películas animadas argentinas con personajes populares locales lograban ganar contra tanques americanos, por ejemplo Pixar, que recién empezaba. Para esa época los grandes estudios empezaron a tener sus divisiones de animación”.

Bossi recordó que no siempre tuvieron éxito, por caso, “Cóndor Krux” o “Los Pintín” no funcionaron y se enfocaron en personajes populares o canciones, como hizo Manuel García Ferré con “Manuelita” sobre el tema de María Elena Walsh. Su éxito superó en taquilla a los tanques americanos. “El ratón Pérez”, dirigida por Buscarini y conocido por el público infantil, tuvo buena convocatoria y aceptación tanto en España como Latinoamerica. “En cambio ´Patoruzito´, basada en un comic popular de los años ‘50, funcionó pero sin mucha proyección internacional. Buscamos a partir de ahí personajes que tuvieran alguna raigambre iberoamericana y llegaron ´El arca de Noé´ basada en la historia bíblica”, recordó Bossi.

Buscarini continuó: “Patoruzito, que llevó más de 2 millones de espectadores , descubrimos que era un producto de cabotaje, que tuvo mucho éxito acá pero que era imposible hacer trascender afuera porque en la adquisición de derechos nos obligaban a respetar el trazo, por lo tanto, era animación 2D clásica cuando se acentuaba la tendencia del 3D en el mundo”. Buscarini subrayó la necesidad de los negocios satélite: “Dos décadas atrás pensábamos en la película a fondo, que continuara con merchandising y distribución. Con ´Turuleca´sabemos que el producto no puede quedar limitado a una película, para lo que aparecen dos caminos, uno es empezar con la serie de TV, imponer los personajes y después derivar al cine, nosotros hicimos al revés porque venimos del cine. Nuestra nave insignia es la película 3D, y después vendrá la serie animada 3D, que ya tiene nombre, ´La granja de Turu´ y el negocio de la música. Hoy día hay que asociar el film a una continuidad en pantalla para que los licenciatarios se sumen. De igual modo, la intercactividad con videojuegos y aplicaciones son muy caras para asociarse, tiene que ser a largo plazo, una película con sólo dos meses en vacaciones de invierno ya no basta. Y el teatro para hacer el musical es un buen derivado pero, de nuevo, tiene que tener éxito lo anterior”.

Los productores admitieron que pensaron un film para atraer a los mercados internacionales y de hecho ya fue vendida Corea, China, Portugal, Rumania, Hungría, Polonia, Estonia, Ucrania, Turquía y Vietnam, entre otras. Para eso se plantearon un target definido y evitar caer en híbridos: descartaron que fuera para todo público y optaron por los preescolares, dado que a partir de los 7 años los chicos se lanzan a los superhéroes. Admitieron que “Pixar hay una sola y le va bien por ese talento y grandes películas que hacen, por eso llevan público de todas las edades, inclusive adolescentes, pero no hay muchos otros que hagan cine animado y lo logren”.

Además del segmento objetivo la película debía cautivar a los adultos acompañantes con los siguientes atributos: buen standard de realización, banda musical no sólo original sino con covers, por caso, Macarena, temas de Luis Miguel, etc, que apuntan al disfrute de los adultos (un ejemplo muy claro en ese sentido es la magnífica “Trolls”, con banda sonora producida por Justin Timberlake en la que dominan clásicos de los ochenta), y un mensaje con valores que no busque el doble sentido. Bossi concluyó: “Para producir este film de 5 millones de dólares de inversión, Argentina aportó 30% y España 30%. Además aprovechamos los incentivos de cada país a nivel subvenciones, y por suerte la TV española se interesó y compró la película, algo fundamental porque aporta sus derechos de antena. La animación es ideal para la coproducción. Basta con encontrar el personaje y el tema, luego se divide el trabajo técnico y artístco con facilidad , por ejemplo, no está la complicación de los acentos, aquí doblamos la película con actores populares como Guillermo Francella y Flavia Palmiero, y en España lo harán Jose Mota y Eva Hache”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario