Original realización mendocina

Espectáculos

Pensada para el público infantil, esta película mendocina resulta singular por unas cuantas razones: su origen, su destino, la financiación mayormente lograda mediante un optimista fideicomiso, el buen trabajo de un grupo local de expertos en títeres y animatronics comandado por Daniel Díaz, los efectos especiales de Mariano Moyano, que no siempre se lucen, su lanzamiento en Mendoza, envuelto en una movida multimedia de aplicación en las escuelas, su mismo éxito en Cuyo. Pero eso fue hacia fines de 2019. La pandemia frenó toda posibilidad de hacer movidas similares en el resto del país, y ahora su estreno en el Gaumont arriesga pasar inadvertido. Años de esfuerzos e ilusiones, entre rodaje y postproducción, se desvanecen en menos de una semana, a una sola función diaria.

Algo similar les pasó a las también mendocinas “Road July”, “Desertor” y “Arreo”, testimonios de un cine provincial digno de mayor atención. Hablando de eso, un problemita de “Bu y Bu” es que tiene un argumento bastante enredado, y alargado, sobre dos niños provenientes de una dimensión desconocida, que quieren entender los desequilibrios de esta tierra, y ayudar a equilibrarlos. Algo así como el “Omicron” de Ugo Gregoretti pero en versión infantil, naive, medio new age y políticamente correcta (para entender la diferencia, aquello acá se estrenó como “Omicron, la fogosa criatura del planeta Ultra”). A señalar, la presencia de Ernesto Suárez, viva institución del teatro cuyano que debutó en cine recién a los 85 años, como el viejo musulmán de “Camino a La Paz”, y se ganó el premio a mejor actor argentino en Mar del Plata. Esta es su segunda película.

P. S.

“Bu y Bu, una aventura interdimensional” (Argentina, 2019). Dir.: Rodríguez Bossut; Int.: A. Dumé, C. Castellani, E. Suárez.

Temas

Dejá tu comentario