"Clean"

Espectáculos

«Clean» (Idem, CanadáEE.UU.-G.Bretaña-Francia, 2004, habl. en inglés, francés y chino). Dir. y Guión: O. Assayas. Int.: M. Cheung, N. Nolte, B. Dale, J. Balibar, D. Mckellar.

Como a otros directores, a Olivier Assayas le gusta recrear géneros clásicos con algún detalle personal; y «Clean» es un melodrama en toda regla, al tiempo que el menos «personal» de sus films. Curiosamente, esto puede tener signo positivo para quienes prefieren las historias lineales, donde no haya que estar reconociendo «guiños» ni homenajes, como por ejemplo en «Irma Vep», una obra que puede considerarse un modelo de cine dentro del cine o bien un lindo juguete de director de cine de arte.

A Emily (una vez más Maggie Cheung, la protagonista de «Irma Vep» y otros films de Assayas) se le viene el mundo abajo de un minuto para otro cuando su pareja, un rockero en franca decadencia, muere por sobredosis en un hotelucho canadiense y, sin pensarlo dos veces, la policía la culpa a ella y la mete presa. A decir verdad, todo el mundo la culpa de alguna cosa, sin otra explicación que la referencia subliminal de otros chivos expiatorios reales del mundo de la música, caso Yoko Ono, por ejemplo.

Lo cierto es que
Emily es un peligro para ella misma debido ante todo a su adicción a la heroína, que cambia por un psicofármaco legal en los seis meses de cárcel, ya que finalmente fue condenada sólo por posesión de drogas. Al salir, y pese a que ella también desearía ser cantante de rock, su objetivo es desintoxicarse (de ahí el título «Clean», «limpia» en este caso) y conseguir un trabajo «normal» para recuperar a su pequeño hijo, criado hasta el momento por los padres del muerto. Como es fácil suponer, la viuda no es muy popular en el seno de su familia política, pero el suegro (Nick Nolte) está dispuesto a darle una oportunidad.

La búsqueda lleva a la protagonista a Londres, París y San Francisco, cosa que la trama justifica lo suficiente como para que el elenco internacional no suene solamente a coartada de coproducción. De las ciudades en sí, tampoco se esperen las postales típicas, aunque hay mucha belleza -muy sombría- en esta película. En realidad,
Assayas hace foco en el mundo del rocK, y eludiendo casi todos los clichés y estereotipos del caso, transmite una idea bastante realista del mismo.

Salvando algunos deslices, como la didáctica charla sobre drogas con el hijo acaso demasiado precoz en un zoológico,
«Clean» es un buen relato de intento de redención, en el que cada encuentro que tiene Emily, sea con viejos conocidos o con un futuro empleador, suma datos verosímiles al contexto contemporáneo de su drama. Maggie Cheung le da carnadura real a Emily (además de hablar inglés, francés y chino), lo mismo que un creíble Nick Nolte, bien acompañados por una acertada selección de actores de diversas nacionalidades.

Dejá tu comentario