CNN: "En la guerra, todos querían matar al mensajero"

Espectáculos

L a cadena de noticias CNN fue duramente criticada desde diversos ámbitos y sectores por la cobertura que hizo de la guerra contra Irak. Se la acusó de perder objetividad a favor de una excesiva visión nacionalista, occidental, de lo que allí ocurría. Christopher Crommett, vicepresidente ejecutivo y director general de CNN en Español, dialogó con Ambito Financiero sobre estos temas.

Periodista:
¿Afectó la credibilidad de la CNN su criticada cobertura de la invasión a Irak?

Christopher Crommett:Absolutamente no. Al contrario, nuestros suscriptores globales han aumentado alrededor de 11 millones (7%) comparado con el mismo período en 2002. Durante la guerra, y continuamente después, es importante advertir que en el primer trimestre hemos firmado acuerdos con 20 afiliados internacionales nuevos y que ninguna otra cadena de noticias ha sido acreditada por tantos diarios y noticieros mundiales como la CNN, usando video o comentarios de los reportajes y entrevistas de CNN.


P.:
¿A qué atribuye entonces las críticas que se oyeron?

C.C.: Se dio el fenómeno, que data de hace siglos, de echarle la culpa al mensajero. Cuando las opiniones están polarizadas, la objetividad puede verse como parcialidad. La decisión de los gobiernos estadounidense y británico de invadir Irak fue objeto de profunda condena, ira y frustración alrededor del mundo. La situación fue diametralmente opuesta a la que se vio durante la Guerra del Golfo en 1991, cuando hubo un amplio consenso a favor de la acción militar. En aquel entonces, la cobertura de la guerra en Irak realizada por CNN y otros medios fue apoyada y hasta celebrada por muchas personas.Y es porque esa cobertura permitió a las personas presenciar y aplaudir el proceso de corregir una injusticia casi universalmente denunciada, es decir, la invasión iraquí a Kuwait. En el caso actual, los medios, especialmente los que tienen su base en EE.UU. o Gran Bretaña, sirvieron de pararrayos, y atrajeron la furia de los que se oponían tenazmente a esta acción militar.


P.:
¿Sostiene que la cobertura de CNN fue la ideal?

C.C.: No quiero sugerir que fue perfecta. Sin embargo, decenas de nuestros colegas mostraron enorme valentía y hasta heroísmo con el único fin de ofrecer notas honestas desde la escena misma de las batallas, en directo, en situaciones de altísimo riesgo. Si hubiera alguna duda sobre el peligro que enfrentaron, sólo hay que enumerar los colegas periodistas que perdieron sus vidas en este horrible conflicto. La presencia de periodistas en las unidades de combate, los enormes avances tecnológicos, la disponibilidad de material de una amplia gama de medios con perspectivas distintas como la cadena televisiva Al Jazeera (Al Yasira) y otros factores se sumaron para poder ofrecer al público una visión mucho más integral, inmediata y balanceada que en 1991.


P.:
¿Se ha hecho alguna autocrítica?

C.C.: Por supuesto. Nunca estamos del todo satisfechos con la calidad de nuestra cobertura. Siempre hay aspectos que se pueden mejorar. En la cobertura de una situación de tanta complejidad, peligrosidad, intereses geopolíticos, movimientos constantes e impredecibles, y confusión, sería absurdo afirmar que se manejó perfectamente en todos sus aspectos.


P.:
La cobertura que CNN en Español hizo de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y de la invasión a Irak fue más abarcativa que la realizada por CNN Internacional ¿a que se debe?

C.C.: Creo que es un asunto de apreciación y perspectiva. CNN en Español es una cadena creada para servir a América Latina, con un personal editorial procedente en su mayoría de los países de la región. Por ende, precisamente aspiramos a eso: que el público latinoamericano perciba que nuestra cobertura es más relevante, vital y amplia que la que ofrecen medios con otros enfoques. Si CNN International reflejara demasiado una perspectiva latinoamericana, enajenaría a sus televidentes en otras partes del mundo.


P.:
¿CNN debió censurar muchas noticias durante la Guerra? ¿Censura datos en la actualidad sobre lo que ocurre en Irak?

C.C.: CNN no practica la censura. El hecho de ser un medio periodístico, inclusive uno de alcance y prestigio mundial, no la exime de proceder responsablemente y evitar dar información que pudiera llevar a la pérdida de vidas humanas. Además, CNN USA y CNN en Español, por su penetración en EE.UU., intentan ser sensibles a los familiares de los soldados caídos o capturados al no revelar de inmediato la identidad de las víctimas y darle a las autoridades un lapso razonable para realizar la notificación privada de rigor. Pero eso no es censura. Eso es tener sentido común y respetuoso con nuestro público. CNN tampoco censura datos sobre lo que ocurre actualmente en Irak.


P.:
¿Qué opinión le merece la historia armada a partir del caso de la soldado Jessica Lynch rescatada de un hospital iraquí por un grupo comando, que resultó ser bastante diferente de la historia verdadera?

C.C.: Se informó en el momento sobre la base de los datos que se tenían, diciendo claramente que la información procedía de fuentes militares estadounidenses. Posteriormente, al indagar más profundamente y fuera del calor del momento, se fueron descubriendo datos adicionales que dieron un cuadro distinto. Como periodistas, escribimos el primer borrador de la historia. Intentamos ser precisos y cuidadosos al máximo. Pero el tiempo, la distancia, la reflexión y la profundización posterior muchas veces revelan otros aspectos. Es nuestra responsabilidad dar el debido seguimiento para destapar esos ángulos.


P.:
¿Con qué cantidad de personal cuenta CNN en este momento en Irak?

C.C.: Tenemos alrededor de 25 personas en Irak en estos momentos.


P.:
¿Considera que un periodista debe primero colaborar con su gobierno, antes que brindar información objetiva?

C.C.: No. Su responsabilidad es cubrir a su gobierno y sus acciones, de manera crítica y objetiva, «cantándolas» según las ve, informando sobre los logros pero señalando con mayor énfasis los lapsos, inconsistencias y errores de los gobiernos. Nuestro único «producto o servicio» es el contenido periodístico creíble. Si no dijéramos las cosas como son, perderíamos nuestra razón de ser, y la razón por la cual precisamente los anunciantes quieren asociarse con nosotros y nuestro buen nombre, y nuestro público nos sintoniza.

Dejá tu comentario