Dejó dudas en Cannes un "Che" de 4 horas y media

Espectáculos

Cannes (ANSA, EFE) - Ya en su recta final, el Festival de Cannes tuvo otro momento fuerte con el excesivamente largo homenaje a la figura de Ernesto Guevara en «Che», de Steven Soderbergh. También se proyectaron el pretensioso «La frontière de l'aube» del francés Philippe Garrel, y el inútilmente complejo «Adoration», del canadiense Atom Egoyan.

«Che», con sus cuatro horas y media de duración, era uno de los films más esperados del festival, no sólo por la ambición del proyecto como por la decisión, suicida para la boletería, de rodar la película en un idioma «no rentable» como el español, con intérpretes hispanoparlantes de escaso reconocimiento internacional, si se exceptúa al puertorriqueño Benicio del Toro, productor de la película e impecable intérprete del Che.

El film se divide en dos partes: la primera ocupa el período que va desde el desembarco en Cuba de Fidel Castro y sus 80 guerrilleros en noviembre de 1956, hasta la entrada triunfal en La Habana, el primero de enero de 1959, con una reconstrucción en blanco y negro de la visita de Guevara a Nueva York para su famoso discurso en la ONU de diciembre de 1964. La segunda en cambio se concentra exclusivamente en la aventura boliviana, que concluirá con el fracaso de la expedición y la muerte del guerrillero.

Salvando la abrupta diferencia de estilo entre ambas partes, el film es coherente en su intención de brindar un retrato sin sombras de un ícono del siglo XX, imagen del revolucionario sin tacha que responde sólo a sus ideales y que es capaz de sacrificar su vida por ellos. A un costo de 65 millones de dólares, esta coproducción hispanonorteamericana deberá despejar la incógnita de cuál es el público al que está destinado: al juvenil que sigue creyendo en el personaje, al que simplementese viste con las camisetasque llevan su imagen, o al de los nostálgicos de la revolución cubana.

Soderbergh manifestó su confianza en que «se termine esta dictadura del inglés como lengua franca del espectáculo» y auguró la realización de películas en el idioma original. «Espero que algún día se termine esta dictadura del inglés como lengua franca del espectáculo y se puedan filmar historias en el idioma en el que ocurrieron», expresó en la conferencia de prensa de «Che». «No me interesa el cine convencional y hago el tipo de películas que a mí como espectadorme gustaría ver en los cines»agregó. Sobre la película, declaró que «si hay algo que no se podrá decir de 'Che' es que es convencional, desde el uso del castellano respetando los diferentes acentos de los personajes hasta la elección de los actores que los interpretan, cualquiera sea su fama, pasando por la duración extrema que requería narrar una vida tan extraordinaria como la de Ernesto Guevara», dijo Soderbergh.

«A mí me gusta explorar terrenos desconocidos y después de aventurarme en un film hablado en un idioma que desconozco, ahora quiero afrontar una nueva forma de comercializarlo», confesó. En cuanto a la dificultad de convencer a un público como el norteamericano, que «no ama leer subtítulos y mucho menos durante cuatro horas y media, lo único que puedo decirles es que ese público odia más el doblaje que los subtítulos», agregó.

«Interpretar un personaje como el 'Che' Guevara es algo que ocurre una sola vez en la vida de un actor», dijo Benicio del Toro, quien debe a Soderbergh su Oscar al Mejor Actor secundario por «Traffic». «Estuve interesado realmente en el Che, en su vida. En la película mostré lo que pasó en Cuba porque sin ese contexto no se entiende lo que pasa en Bolivia, pero la revolución cubana fue menos tema para mí que el Che en sí», explicó a continuación Soderbergh. «El hecho de que Guevara peleara por el bien de otros fue lo que me empujó a interesarme en él, esa voluntad me fascinó. Puedo hacer una película sobre alguien con quien no comparto todos los ideales».

En el film, Del Toro retrata a Guevara como un hombre de principios inquebrantables que inspira temor y respeto entre sus hombres y personas comunes y que administra a menudo una justicia brutal. Luego de Cuba, el médico argentino parte hacia el Congo para fomentar una revolución allí, pero su campaña africana fracasa. Soderbergh toma nuevamente la vida de Guevara en Bolivia, adonde viajó soñando con una revolución al estilo cubano. Con una profusa barba y exhausto, Guevara se ve cada vez más aislado mientras que, afligido por el asma que lo paraliza, su pequeño grupo de seguidores son gradualmente asesinados y los campesinos a los que busca reclutar le dan la espalda. Las últimas imágenes son sobre la ejecución de Guevara por soldados bolivianos respaldados por la CIA el 9 de octubre de 1967, luego de un interrogatorio,y su cuerpo trasladado a Vallegrande.

Las primeras reacciones críticas sobre «Che» han sido mezcladas, con comentarios que cuestionan su duración y la determinación aparente de Soderbergh para evitar una intensificación del drama a través de las convenciones de Hollywood. Cuando fue consultado sobre estas críticas, Soderbergh respondió: «Encuentro delirante que la mayor parte de lo escrito sobre las películas habla sobre cuán convencionales son y luego hay personas que se enojan cuando algo no es convencional».

Dejá tu comentario