Desmiente Cannes que en su festival haya un foco de covid-19

Espectáculos

La actriz Lea Seydoux dio positivo y no pudo concurrir. Critican algunas exhibiciones sin barbijo ni distancia.

“El viernes hicimos 3.000 hisopados y cero casos positivos. Esto demuestra que las versiones sobre un brote de covid-19 en Cannes son infundadas”, dijo ayer el delegado general del Festival, Thiery Frémaux. Estas versiones surgieron el fin de semana cuando el diario local Nice Matine, mostrando los datos de la Salud Pública, señaló que el departamento de los Alpes Marítimos, donde está Cannes, la variante Delta circula más que en la Francia metropolitana. Más de ocho casos sobre diez, es decir, 81% de las contaminaciones en la Costa Azul. La situación en toda Francia se desarrolla en forma negativa y lo demuestra el hecho de que hoy tendrá lugar un Consejo de Defensa de la Salud, convocado por Emmanuel Macron, para adoptar nuevas medidas para evitar una cuarta ola en el país.

La actriz francesa Lea Seydoux, vacunada, dio positivo al covid-19 y fue obligada a anular su llegada al festival, donde participa en cuatro películas de las que se exhiben. François Desrousseaux, secretario general del Festival, también desmintió las versiones que hablaban de coronavirus “por las nubes”: “no existe foco alguno. Miles de personas son testeadas aquí cada día, existe un promedio de tres casos al día -subrayó- y desde comienzos del festival, se visualizó un máximo de seis casos en un solo día. Estamos muy por debajo de la media nacional”. Lo que preocupa, más allá de las cifras y los rumores, es la falta de distanciamiento en la sala. Un criterio que, en muchos países de procedencia europea con la misma situación sanitaria, sería considerado impensable. Además, en el Gran Theatre Lumière y en la Debussy, donde figuran invitados con entradas y no prensa con tarjeta y test hechos, no es requerido ningún pasaporte sanitario. De esta forma, en una sala con miles de lugares, puede sentarse un asintomático con variante Delta.

Nanni Moretti irrumpió ayer en la competición en busca de una segunda Palma de Oro, para la que por ahora la crítica tiene dos favoritas, “Annette” y “Benedetta”, si bien quedan por estrenar los films de directores decisivos. Moretti presentó “Tre piani” (“Tres pisos”), dos décadas después de ganar en Cannes por “La habitación del hijo”. La proyección coincidió con la final de la Eurocopa, que ganó Italia. “Cuando decidí trabajar hace cuatro años en ‘Tre piani’ había algo que ya sabía, que el domingo 11 de julio de 2021 Italia estaría presente en tres niveles: el primero, en tenis, con la final de Matteo Berrettini en Wimbledon, el segundo con Moretti en Cannes y el tercero en Wembley, con la final de la Eurocopa”, bromeó el director.

Con un cine tan personal como político, el italiano figura entre los grandes nombres del cine europeo y ha sido seleccionado seis veces en Cannes. “Tre piani” está basada en una novela del israelí Eshkol Nevo, una mirada sobre la sociedad de su país a través de los inquilinos de un mismo edificio en Tel Aviv. Moretti, de 67 años, trasladó la trama a Roma y como es habitual en su filmografía aparece en uno de los papeles, como juez. Las otras dos películas ayer en competencia eran la japonesa “Drive my car”, adaptación de una obra de Haruki Murakami firmada por Ryusuke Hamaguchi, y “La isla de Bergman”, de la francesa Mia Hansen-Love, protagonizada por Tim Roth.

Dejá tu comentario