El dólar, las tarifas y el aumento de la nafta ponen en peligro al teatro argentino

Espectáculos

La escalada alcista del dólar afecta a cada uno de los sectores productivos del país. El mundo del espectáculo, en tanto, no queda afuera de esto y se ve fuertemente condicionado por la suba de la moneda estadounidense.

Los costos de producción, la caída del consumo, la inflación, el aumento en las tarifas de los servicios y la suba de la nafta -elemento condicionante para las compañías que realizan giras por todo el país- ponen en jaque a los productores de espectáculos que, asumen como un imposible trasladar toda esta problemática a los precios de las entradas.

Sebastián Blutrach, presidente de Asociación Argentina De Empresarios Teatrales (AADET) y director general del Teatro Picadero sostuvo a ámbito.com que la escalada les "impacta como impacta en toda la economía". "Si se trasladan los precios de la subida del dólar y aumenta la inflación, inevitablemente aumentarán los costos de producción, porque toda la cadena de producción va a ir aumentando", añadió.

Blutrach afirmó que el teatro viene arrastrando un escenario complicado desde que asumió la presidencia Mauricio Macri: "En una situación de marcada bajada de consumo cultural y del entretenimiento, lo más probable es que no podamos igualar la inflación, por lo tanto, se va a deteriorar el sistema de producción".

En la misma línea, el dirigente de AADET detalló que "desde el cambio de Gobierno y del aumento de tarifas venimos viviendo un constante achicamiento de la rentabilidad. Hemos ido pasando a precios lo que hemos podido, siempre por debajo de la inflación, y todos estos cambios bruscos nunca los podemos acompañar". En cuanto a la venta de tickets, mencionó que "hubo una caída muy fuerte en mayo, respecto al año pasado, un 13%. Y en junio se va a acentuar mucho más. El mayo pasado fue el peor mayo de los últimos cinco años".

No trasladar todo esto al precio de las entradas, según el empresario teatral, es "muy difícil". "Desde hace tiempo que se van bajando los márgenes. Los teatros somos grandes consumidores de energía, las tarifas subieron muy por encima de la inflación pero nuestras entradas estuvieron muy por debajo de la inflación. Ahí ya estamos asumiendo pérdida de rentabilidad. El límite va a ser hasta dónde podemos seguir asumiendo márgenes. En muchos casos se deja de producir o se postergan proyectos", aseguró. Y recalcó: "El límite del aumento de las entradas es el espanto, cuando un señor llega a la boletería y se da media vuelta y se va sin comprar, teniendo en cuenta que el teatro no es de primera necesidad".

Por otra parte, y años después de la polémica por el consumo de electricidad que generaban las marquesinas de los principales teatros porteños, aclaró: "Las grandes marquesinas que se pusieron en avenida Corrientes son de leds, no tienen un gran consumo. El gran consumo de los teatros tiene que ver con la climatización, tanto del gas, como de sistemas de aire de frío calor. No podés tener a un espectador con frío en la butaca".

Finalmente, se refirió a la necesidad de subsidios en el sector y aclaró que "el teatro comercial no está pidiendo nada, porque es un afectado como todo el mundo pyme del país". Sin embargo, recalcó que "en el teatro independiente, sin lugar a dudas tiene que aparecer el Estado, porque no es un espacio de negocio, son espacios de creación que le dan identidad a la Argentina y a la Ciudad de Buenos Aires en particular. Los funcionarios no dejan de inflar su pecho hablando de la movida cultural, de lo que es el teatro independiente en Buenos Aires. Son espacios que dan muchísimo trabajo semi formal a una pequeña industria cultural y están en serio peligro por la baja de consumo y por el aumento de los costos".

Mariano Pagani, director de MP Producciones, empresa que produce los shows de Disney en Argentina, aseguró que las consecuencias de la subida del dólar no las va a sentir ahora sino en sus próximos shows. "El problema no lo voy a tener hoy porque ya cerré todos mis acuerdos y mis proveedores hace varios meses atrás. Pero todos los insumos que usamos en los shows -luces, pantallas, micrófonos, sonido- son importados. Lo que va a pasar es que si yo me siento ahora para cerrar un show de fin de año, seguramente haya un incremento de los proveedores, en comparación con lo que cerré para julio".

El responsable de Aladín, Soy Luna y Simona en sus versiones en vivo mencionó también que otros dos puntos complicados serán los alquileres de las salas y el costo de las giras: "Si una gira que terminaba en octubre se extiende a diciembre, ese nuevo acuerdo seguramente se incremente en lo que tiene que ver con servicios y alquileres".

En ese sentido, amplió: "Lo que nos afecta puntualmente son los alquileres y hacer una gira a lugares de más de mil kilómetros, con la nafta que subió y que va a volver a subir, el impacto es grande. Es muy caro llevar al interior del país equipos, escenografía y gente".

Para Pagani, la posibilidad de cancelar espectáculos o de dejar de producir por un tiempo no existe: "Nada de lo que teníamos planificado sufre suspensiones porque está armado hace mucho tiempo. Si la situación no se estabiliza, pensaremos seriamente qué hacemos". Así, pensar en julio del año que viene, para él "amerita alguna reflexión, como tomar algunos recaudos, ser cuidadosos con el precio de las entradas, menos escenografía o sacar pantallas". "Pero no se nos pasa por la cabeza decir 'no produzcamos'. Siempre tenemos proyectos para dos o tres años", finalizó.

Dejá tu comentario