El popular Joan Miró, entre los 20 más vendidos

Espectáculos

Joan Miró nació en barcelona en 1893 y sin duda es uno de los artistas más populares en el mundo, por su imagen personal y única que suele seducir hasta a los niños con gran vigor. Sus primeras pinturas tienen una gran influencia del fauvismo, movimiento de corta duracion (1905-1906) que tiene en Braque, Derain y Vlamick sus principales referentes. Estos artistas usaban colores puros y vibrantes, lo cual hizo que fueran calificados de «furiosos» por un crítico de la época.

También recibió influencia cubista por parte de los dos mayores referentes: Braque y Picasso. Cuando conoce a este último en Paris, en 1920, conoce también el círculo surrealista con Breton a la cabeza, y se convierte en el pintor preferido de dicho movimiento de pintores, escultores y escritores, que lo consideraban el mejor representante de sus ideas, ya que Miró en sus pinturas reflejaba mejor que nadie el subconsciente y los vericuetos de la memoria.

Los surrealistas buscaban alucinaciones y sensaciones que hicieran aflorar su subconsciente, buscaban tener hambre y sed y algunos hasta probaron con drogas. De ser un movimiento literario, ha sido a través del dibujo y la pintura donde permanece vigente.

Vivió en París 20 años. Durante la Guerra Civil Española tomó la bandera de los republicanos y siempre la conservó, por lo que, desde luego, su relación con el franquismo fue nula. Cuando vuelve a España en 1940, comienza una gran producción, que duró decadas, de litografías, esculturas y cerámicas en colaboracion con el maestro Artigas. Esto permite que su obra sea muy difundida a través de grabados y cerámicas.

En 1975 se crea la Fundación Miró, que tiene su sede y museo en uno de los lugares más bellos de Barcelona y posee una coleccion única. Su obra siempre tuvo un gran éxito en Estados Unidos, gracias al marchand Pierre Matisse, que lo exponia periódicamente y tambien debido a su amistad y afinidad con el gran escultor a m e r i c a n o Alexander Calder. Las esculturas y tapices de Miró son de una gran calidad, por lo que son piezas insustituibles en cualquier museo de arte moderno.

En los dos últimos años se realizaron dos exposiciones fundamentales, una en el Centro Georges Pompidou de Paris que acaba de cumplir sus primeros 30 años, y otra en el primer museo privado de EE.UU., la Phillips Collection de Washington donde se mostró la obra de Miró junto a la de Calder.

Es una de las grandes estrellas del mercado internacional y el maestro Artigas. Esto permite que su obra sea muy difundida a través de grabados y cerámicas. En 1975 se crea la Fundación Miró, que tiene su sede y museo en uno de los lugares mas bellos de Barcelona y posee una coleccion única. Su obra siempre tuvo un gran éxito en Estados Unidos, gracias al marchand Pierre Matisse, que lo exponia periódicamente y tambien debido a su amistad y afinidad con el gran escultor americano Alexander Calder. Las esculturas y tapices de Miró son de una gran calidad, por lo que son piezas insustituibles en cualquier museo de arte moderno.

En los dos últimos años se realizaron dos exposiciones fundamentales, una en el Centro Georges Pompidou de Paris que acaba de cumplir sus primeros 30 años, y otra en el primer museo privado de EE.UU., la Phillips Collection de Washington donde se mostró la obra de Miró junto a la de Calder.

Es una de las grandes estrellas del mercado internacional y el volumen de sus ventas lo coloca entre los 20 mas vendidos. El volumen anual de sus ventas puede estimarse en más de cien millones de dólares y, sólo en subastas, es de 34 millones. De lo ofrecido se vende un 66% promedio, mientras sus precios se han multiplicado en 4,5 veces en la última década. Se venden en subastas cerca de 400 obras por año, más de 300 de las cuales son grabados, y 14 el promedio de pinturas que cambian de manos anualmente. Dos de sus pinturas de los '20/'30 se han vendido en diez millones.

En los últimos años de su vida realizó grandes obras y proyectos en Palma de Mallorca, la isla dorada que fuera la favorita de los pintores argentinos a comienzos del siglo XX. La primera vez que pudimos ver un Miró en Buenos Aires fue en 1962, cuando se presentó la coleccion de un museo texano en nuestro Museo de Bellas Artes. La exposición se titulaba «De Cezanne a Miró» y convocó a una multitud.

El único artista nacional que ha sido influido por Joan Miró ha sido Enrique Matticoli.

Dejá tu comentario