Freud superó un anunciado récord

Espectáculos

Nueva York (EFE y DPA) - El lienzo «Benefits Supervisor Sleeping» (1995), del británico Lucian Freud, se vendió ayer por 33,6 millones de dólares en la sede neoyorquina de Christie's, con lo que estableció un récord mundial en subasta para una obra de un artista vivo. Ese óleo, considerado como la pintura más importante de Freud (1922) que aparece hasta en el mercado, muestra a una voluminosa mujer desnuda durmiendo en un sofá y toma como modelo a Sue Tilley, una supervisora de subsidios sociales de Londres que posó para el artista en diferentes ocasiones.

Tilley, de 51 años y que pesa unos 125 kilos, se ganó a costa de mucho esfuerzo su actual fama. Durante años sirvió de modelo al artista, nieto de Sigmund Freud. Para el primer óleo que pintó de ella, «Evening In The Studio» (1993), tuvo que aguantar en una incómoda pose durante días en el suelo del estudio. Para el cuadro subastado, «Benefits Supervisor Sleeping» pero llamado cariñosamente «Big Sue» («Gorda Sue»), Freud le ofreció un viejo sofá. En él, su musa pudo acurrucarse un poco mientras Freud la transformaba en arte con un realismo drástico. Los enormes pechos, la panza y los muslos desbordantes se presentan al espectador casi de forma despiadada. «Creo que me eligió porque obtenía mucho a cambio de su dinero», declaró Tilley. «Esto es un montón de carne».

Hasta ahora en manos de un coleccionista europeo, la pintura cumplió con las previsiones más optimistas de los expertos de Christie's y superó el precio récord anterior para una obra de este artista, que lo tenía «Ib and her husband» que se vendió en noviembre de 2007 por 19,3 millones de dólares. Esa obra era una de las piezas estelares de las subasta de Arte Contemporáneo y de Posguerra de primavera en Nueva York.

Estas ventas constituyen la segunda prueba de fuego en lo que va del año para un mercado del arte que, a la vista de las cifras millonarias que se pagaron la semana anterior por obras impresionistas, no parece dar muestras de nerviosismo ante la situación económica en EE.UU. o la posible cautela de los coleccionistas.

El lienzo del estadounidense Rothko (1903-1970), en vivos colores rojo y amarillo y realizado en 1952, el año más creativo de este artista según los expertos de Christie's, también cumplió con lo previsto y se adjudicó por un precio final de 50,4 millones de dólares, incluidas comisiones.

Considerada como uno de los ejemplos más representativos del Expresionismo Abstracto, se esperaba que despertaría interés suficiente como para adjudicarse al menos por unos 40 millones de dólares. Las expectativas se cumplieron y un coleccionista anónimo se llevó el cuadro, que aparecía en el catálogo como la pieza más cara entre los 57 lotes que se ofrecían. La oferta incluía además varios trabajos del estadounidense Andy Warhol y entre ellos «Double Marlon» (1966), que se vendió por 32,5 millones de dólares, incluidas comisiones.

El lienzo muestra una inquietante y poderosa imagen de Marlon Brando en el film «The Wild One» («El salvaje»), que se repite en el lado derecho de un amplio lienzo en el que Warhol deja desnudo el resto de la superficie. La obra refleja una vez más la obsesión del polifacético artista por famosos de Hollywood, Marilyn Monroe y Elvis incluidos.

El tríptico de Francis Bacon titulado «The Studies for Self-Portrait», era otra de las piezas estelares de la noche y se adjudicó por 28 millones de dólares, en línea con las estimacionesmás conservadoras de los expertos. Realizada en 1976, representa el rostro distorsionado y fragmentado del artista en tres lienzos separados, que capta de inmediato la atención del observador.

La obra de Jeff Koons «New Hoover Convertibles/ New Shelton Wet/Drys 5-Gallon, Double Decker», que muestra dos pares de aspiradoras en vertical y situados uno sobre el otro, en un habitáculo transparente e iluminado por fluorescentes, halló un comprador dispuesto a desembolsar 11,8 millones de dólares. Realizado en 1981, la instalación forma parte de la seriede este artista conocida como «The New» y es un ejemplo más de la inspiración que halla Koons, nacido en Pensilvania en 1955 y admirador de Salvador Dali, en objetos cotidianos y a veces triviales.

Del total de obras ofertadas solo tres quedaron sin adjudicar y las ventas totales alcanzaron los 348,2 millones de dólares. Brett Gorvy, presidente adjunto de Christie's, explicó en conferencia de prensa que habían preparado la velada «de forma muy cuidadosa», reduciendo el número de lotes a la venta «y concentrándonos mucho en la calidad de las obras». Coleccionistas estadounidenses se llevaron el 70 por ciento de los lotes, mientras que el 26 por ciento se lo llevaron europeos y el 4 por ciento restante asiáticos.

Dejá tu comentario