Grabaciones

Espectáculos

Wes, por Valentino

“El guitarrista más exitoso e influyente de la década de 1960, Wes Montgomery, heredero del estilo de Charles Christian y famoso por usar su pulgar en vez de una púa, fue y sigue siendo subestimado por musicólogos, y es menos conocido de lo que debería por el público de las décadas posteriores a su prematura muerte en 1968. Montgomery le devolvió al jazz el protagonismo a la guitarra, y sus discos para Verve y A&M sirvieron para que millones de personas se interesaran por su estilo. Pocos se han preocupado por mantener vivo su legado como Juan Miguel Valentino, virtuoso violero criollo que viene estudiando desde hace décadas cómo tocar la guitarra como su ídolo. No sólo usa la inconfundible técnica de Montgomery, sino también la particular emotividad de sus temas, y esto es lo más destacable de este doble álbum disponible en CD y plataformas digitales, que cuenta con un texto agradecido de Robert, el hijo de Wes: “Aunque la técnica y el estilo son importantes, es el sonido del corazón de J.M. Valentino lo que encuentro cautivante”. Cuando Valentino toca su guitarra sin su asombrosa orquesta, por ejemplo en “My Thing”, la emoción supera el virtuosismo. Lo mismo sucede cuando le da el primer plano a la cantante Carrie Diane Ward. Este álbum sirve como muestra de los tres shows que Valentino ofrecerá en marzo, en un club de jazz porteño para celebrar el cumpleaños de Montgomery.

Diego Curubeto

=“Essence of Wes Montgomery”, Valentino Jazz Bazar.

Imperdible Lane

El australiano Piers Lane, gran pianista, ya hace un par de décadas que desafía al mundo civilizado de la música clásica convenciendo al sello Hyperion para que le produzca cosas imposibles relacionadas con Alexander Scriabin o Camille Saint-Saëns. Ahora volvió a salirse con la suya: este álbum presenta trabajos juveniles de Bela Bartok y Erich Wolfgang Korngold, que explican detalles importantes de estos dos músicos esenciales del siglo XX. Todo potenciado por la calidad de grabación de Potton Hall, probablemente el mejor estudio de sonido británico. El Bela Bartok apenas adulto de estas composiciones de cámara -perdidas hasta 1963- luce como un músico conservador y tradicionalista. Al revés que esos jóvenes revolucionarios que, al madurar, se vuelven burgueses, el Bartok de este quinteto para piano luce como la obra de un preadolescente que aún no pudo rebelarse. Lo que no quita que, en medio de sus climas románticos, no aparezcan algunos destellos de lo que vendría después. En cambio, el “Opus 15” de Korngold, raramente interpretado, es una revelación: no sólo explica por qué la Warner lo contrató para componer algunos de los primeros scores del cine sonoro. Con sus contrapuntos entre el piano y las cuerdas, este quinteto parece haber inspirado a otros músicos legendarios como el hitchcockiano Bernard Herrmann.

D.C.

=“Bartok/Korngold Piano Quintets”. Piers Lane & Goldner String Quartet -Hyperion 68290-.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario