Acusan a Hollywood de contaminar en rodajes

Espectáculos

Los ecologistas han encontrado un nuevo villano: el cine de Hollywood. Ahora se denuncia que los grandes éxitos de taquilla, conocidos como “tanques” de Hollywood, tienen un efecto ambiental promedio de 3.370 toneladas de emisión de carbono mientras que las películas de pequeñas dimensiones tienen un impacto considerablemente menor, de 391 toneladas (esto se calcula a partir de los numerosos productos, servicios y actividades necesarios para la realización de una película, como el transporte, la alimentación y la electricidad).

El primer caso de emisión cero de carbono ocurrió en Finlandia, con la película rodada a fines del año pasado “La espera”, de Aku Louhimies, cuyo plan de producción tuvo en cuenta las medidas y restricciones impuestas a causa del covid-19. Y, azarosamente, en el argumento de la película hay una pandemia y sus personajes defienden un modo de vida respetuoso con el medio ambiente (no se sabe cuánto puede recaudar en taquilla un film de estas características, pero ese es otro asunto).

Los datos se desprenden del reporte publicado por Studio Production Alliance (SPA) sobre el impacto del carbono derivado de las grandes producciones cinematográficas. Si se piensa que un automóvil a gas emite alrededor de 5 toneladas al año, se entiende la incidencia contaminante de esta industria. Entre largometrajes y producciones televisivas, el factor que más influyó en el impacto del carbono fue el consumo de combustible en los vehículos de producción y en los generadores. La productora de cine Lydia Dean Pilcher, ganadora de dos Emmy y nominada al Oscar, adelantó estos datos a la prensa y explicó la necesidad de un punto de inflexión y una transformación ecológica en Hollywood.

Junto a Katie Carpenter, premiada productora de documentales de temas ambientales, fundó la Green Task Force de la PGA (que agrupa a los productores estadounidenses) y participarán, el 9 de julio, del panel “Production Goes Green!”, moderado por Chiara Sbarigia, presidente del Instituto Luce Cinecittá, en el marco de la primera edición del Audiovisual Producers Summit, que se celebrará en la ciudad italiana de Matera, del 7 al 10 de julio.

Las tendencias del mercado, la diversidad y las producciones ecológicas son los principales temas de la reunión. “Desde hace más de diez años, creció y se desarrolló cada vez más un movimiento internacional en la industria del entretenimiento que desea asumir la responsabilidad del impacto ambiental de las producciones y favorecer los modos de reducirlo en términos de emisiones de carbono, uso del agua y cantidad de residuos”, explicó Dean Pilcher. Agregó que en Estados Unidos se sabe de los “esfuerzos significativos de, entre otros, Cine Regio Green (una red de 49 fondos cinematográficos regionales en Europa, creada por 12 Estados miembros de la UE, junto a Noruega, Suiza y el Reino Unido) y Albert (wearalbert.org) en el Reino Unido”. “Los contenidos climáticos pueden ser un tema importante, como en ‘El día después de mañana’ o ‘El cuento de la criada’. El mensaje ambiental puede ser parte de las escenas de una película o de una serie”, concluyó Pilcher.

Dejá tu comentario