Julio Bocca abrió en Fracia su gira despedida

Espectáculos

París (ANSA) -. "Boccatango", el último espectáculo de la carrera del bailarín Julio Bocca, debutó en la noche del viernes en el Casino de París, donde permanecerá hasta el 21 de enero.

El teatro entero se puso en pie para ovacionarlo, al término de un espectáculo de electrizante sensualidad.

Tras 25 años de carrera, el bailarín -que cumplirá 40 años en marzo- anunció que dirá adiós a los escenarios, "porque mi cuerpo necesita descansar y yo recuperar el aliento", dijo.
"Tengo ganas de hacer otras cosas, de dedicarme más a mí mismo, de pasar más tiempo en Buenos Aires, en casa", explicó.

A quien considera que es demasiado pronto para retirarse, Bocca replica: "Quiero irme danzando y no caminando; hay que saber retirarse en el momento justo y creo que éste lo es".

Ya hace unos años, el bailarín argentino había anunciado que abandonaba los escenarios, pero esta vez es seguro: al final de esta gira Bocca colgará las zapatillas de bailar. Estas son, por tanto, sus últimas exhibiciones ante el público, que en París se rindió ante su indudable carisma y la precisión de su técnica, en la que mezcla la sensualidad del tango con la ligereza de la danza clásica.

En el escenario, con Bocca, una orquesta de ocho músicos y dos cantantes interpretan piezas de tango, entre ellas algunas de las más bellas páginas de Astor Piazzolla y Carlos Gardel.

"Boccatango" fue creado en Buenos Aires en 2001 y presentado por primera vez en Europa en Roma, después en Madrid, Barcelona, Chipre y Lyon (Francia).

En 2004 conquistó al público de Nueva York. Al menos 20.000 espectadores ya lo han podido aplaudir por todo el mundo. Ahora se exhibe en París.

A continuación viajará a España, Argentina, Brasil, Estados Unidos y Uruguay. En octubre llegará a Italia, y se representará en Módena, Milán y Roma.

El final de esta gira de despedida está previsto el 22 de diciembre en Buenos Aires, última etapa y espectáculo gratis y al aire libre.

Con esta gira Bocca pone fin a una carrera que lo llevó a los escenarios más prestigiosos del mundo, del Bolshoi de Moscú al Royal Ballet de Londres, pasando por la Opera de París y La Scala de Milán.

Convertido en "etoile" (primer bailarín) cuando apenas tenía 20 años en el American Ballet Theatre, Bocca trabajó con bailarinas de excepción como Carla Fracci, Alessandra Ferri, Natalia Makarova y Cynthia Gregory, y recibió numerosos premios y distinciones.

Dejá tu comentario