La madurez le sienta a Silvana Di Lorenzo

Espectáculos

«Caricias del alma». Actuación de Silvana Di Lorenzo (voz). Con Daniel Reschigna (piano, teclados) y Silvio Marzolini (guitarra). (Clásica y Moderna, todos los viernes).

Silvana Di Lorenzo
ya no es la «tanita» exitosa que se hizo popular a través de las tardes musicales televisivas. Sin embargo, y a pesar de que han pasado muchos años desde aquello, conserva una figura y un rostro que siguen siendo muy atractivos. Tampoco es la casi adolescente que interpretaba canciones de moda y las hacía escuchar en todas las radios, y actuaba en films olvidables. Ha madurado en todo sentido; en su actitud hacia la música y en su voz.

•Cambio

Evidentemente, en ese cambio -además de los años-ha tenido mucho que ver su paso por la remozada versión del espectáculo «Arráncame la vida» que compartió con uno de sus creadores, Chico Novarro, unas temporadas atrás. Hoy, Di Lorenzo fluctúa entre las baladas y los boleros, la música brasileña y el pop, el tango en su estilo más «melódico» y los temas latinoamericanos. Y gana, por cierto, cuando elige los mejores autores; sobre todo, con boleros como «Cuenta conmigo» o «Vete de mí».

Su show no tiene grandes pretensiones. Sólo pretende recorrer una larga serie de temas, muchos de ellos conocidos por el público, y «entretener» en el mejor sentido de la palabra. En ese sentido, hay que decir que lo logra. Con una voz que no muestra fisuras técnicas, con mohines -para los que la ayuda su bello rostro mediterráneo-, con su presencia, con su recorrido por entre las mesas de Clásica y Moderna -repleto en su función debut.

El acompañamiento musical está a cargo de dos músicos profesionales que cumplen bien con su trabajo: el pianista/tecladista
Daniel Reschigna y el guitarrista Silvio Marzolini -hijo del ex jugador de Boca-. Aunque no estaría mal evitar la mecánica percusión que, lejos de sumar, estropea el sonido de los instrumentos.

Dejá tu comentario