5 de agosto 2021 - 00:00

Miklos: "La música gitana transmite dolor, pero a la vez invita a bailar"

Brasileña radicada en la Argentina, es la principal referente y defensora de la rica cultura de su tradición.

Aline Miklos. En el disco “Pájaro negro” rinde un homenaje a los 2.000 gitanos asesinados en Auschwitz.

Aline Miklos. En el disco “Pájaro negro” rinde un homenaje a los 2.000 gitanos asesinados en Auschwitz.

“El 26 de mayo de 1944, un grupo de oficiales de la SS del campo de concentración de Auschwitz fue al sector gitano con el objetivo de asesinar a todos. Pero, ante su sorpresa, los prisioneros gitanos se defendieron con palos y piedras, de todos los modos posibles, y los rechazaron. Eso hasta el siguiente 2 de agosto, cuando los SS volvieron y los exterminaron. Eran unos dos mil del medio millón de personas gitanas asesinadas por los nazis. Por eso, el 2 de agosto, se conmemora el Holocausto Gitano, y por eso en nuestro disco “Pájaro negro” escribí una canción que se llama “Samuradipen”, por la palabra romani (la lengua gitana) para ‘genocidio’”.

Aline Miklos, brasileña de ascendencia húngara que estudió en Francia y hace un tiempo reside en la Argentina, es la cantante, percusionista y principal compositora del ensamble Kalo Chiriklo, que acaba de lanzar el álbum “Pájaro negro” (traducción al español del nombre del grupo). Según contó en diálogo con este diario, se propone algo tan atípico como “canciones de protesta sobre la reivindicación de la cultura gitana, que combinen lo dramático del tema con melodías dulces que también llamen a bailar”.

“Pájaro negro”, disponible en plataformas digitales y producido con el apoyo del Mecenazgo cultural de la Ciudad, incluye tanto canciones tradicionales de la cultura gitana como composiciones nuevas a cargo de Aline Miklos y otros miembros del ensamble. El disco es atractivo y original. Para dar una idea al lector, se lo pueda relacionar de inmediato con la música de las películas de Emir Kusturica

Lo que es también interesante es escuchar a Aline sobre la historia y los estilos musicales de los distintos grupos gitanos en el mundo. “Además de estudiar algunos años en el conservatorio en Brasil y luego, en 2006, Historia del Arte en Francia, pronto me conecté con grupos de músicos gitanos en las protestas por sus reivindicaciones”, dice. “Yo de chica, en Brasil, cantaba en todas las fiestas familiares, y eran canciones de todo tipo, empezando por la música brasileña, pero siempre al final terminaba cantando algo gitano. Los gitanos salieron de India en el siglo XI. Luego se generó una diáspora, muchos fueron esclavizados por el Imperio Otomano y algunos se radicaron en Hungría, los ron, que es de donde viene mi familia, y entre muchos otros los llamados caló se radicaron en la península Ibérica, y de ahí viene gran parte de los gitanos que llegaron a la Argentina. Mucha gente identifica la música gitana con la guitarra jazzera de Django Reinhardt, pero eso es mas de los gitanos que fueron a Francia, mientras que los caló tienen más que ver con el flamenco y la música española, y los ron con esta mezcla de contrabajo e instrumentos de viento que hacemos en Kalo Chiriklo. Yo tengo un gran archivo de música gitana que fui organizando en Francia cuando estudiaba, ya que en las protestas callejeras yo era la que sabía leer música por mi paso por el conservatorio, y tambien era la estudiosa, así que todos me iban pasando CD con su música familiar”.

Las historias de injusticias sobre los gitanos no sólo se limitan a Europa sino que también comprenden a Brasil y a la Argentina. “En Brasil ya existían decretos contra los gitanos hacia el siglo XVI”, cuenta Aline, “y en la Argentina, cuando empezó la gran inmigración hacia fines del siglo XIX, hubo una ley de 1876 que prohibía la entrada al país de gente indeseable como dementes, madres solas, vagabundos y mendigos, pero no decía nada contra los gitanos. Sin embargo, esta ley fue modificada en 1916 para incluirlos. Y hay innumerables relatos populares americanos que calumnian a los gitanos. Yo encontré un mito que tiene distintas versiones, desde Cuba a la Argentina, sobre una gitana que llega a un pueblo, pide un vaso de agua y nadie se lo da, por lo que arroja un conjuro contra el lugar. Yo di vuelta la historia en una canción sobre ese conjuro, justificándolo, dado que lo que la gitana pedía era apenas un vaso de agua. También hay canciones tradicionales, como justamente “Pájaro negro”, el canto de una gitana en un campo de concentración, posiblemente Auschwitz, en el que ella ve un pájaro negro y le pide que le diga a sus seres queridos que de algún modo va a poder escapar y volver a verlos”.

El descubrimiento de esta canción impresionó a Aline Miklos, al punto que de esa forma bautizó al ensamble que armó en la Argentina, en el que participan Kostas Zigkeridis en composición, acordeón y dirección musical; Juan Bayón en contrabajo, Juan Olivera en composición, trompeta y flauta y Agustín Raubian en percusión. “Somos de origen ron, por lo que se mezcla lo gitano con la música árabe, pero quisimos también incluir músicos caló, ya que en un punto los gitanos de Latinoamérica estamos necesariamente mezclados. Como invitados tocan un guitarrista virtuoso, de 15 años, Diego Rodríguez, y el percusionista que interpreta “cajón” Juan Romero. Mis raíces del Brasil inevitablemente siempre se van a mezclar con todo, y por eso digo que en el disco también hay melodías dulces y ritmos que invitan al baile”

Dejá tu comentario

Te puede interesar