Con luces y algunas sombras terminó Cannes online

Espectáculos

Por primera vez desde su inicio en 1946, no tuvo lugar el Festival Internacional de Cannes. El acontecimiento, además de su célebre “alfombra roja”, tiene una celebración simultánea, el “Marché du Film”, donde se presentan las películas oficiales del Festival y muchas otras para su posible adquisición por parte de distribuidores del mundo entero.

El Mercado de Cannes ocupa los primeros siete días (sobre un total de doce) del Festival, durante los cuales se exhiben en una treintena de salas unas mil películas. La importancia cuantitativa del negocio llevó a la realización del primer mercado online del Festival, concentrándolo en cinco días (22 al 26 de junio últimos), con más de 200 películas diarias y anticipos de otras en producción.

La experiencia puede considerarse exitosa, sobre todo en lo que refiere a aspectos técnicos y organizativos. Un primer hallazgo fue que los horarios de las “proyecciones” eran los mismos en todo el mundo, adaptados a los correspondientes husos horarios. Para quien está acostumbrado a trasladarse de sala en sala en Cannes, el sistema virtual resultó una gran comodidad al tener que “movilizarse” sólo con ayuda del mouse. Y se agregó un segundo beneficio, la tolerancia de hasta una hora para “entrar” en una proyección. Las “ventajas” señaladas no significan privilegiar este sistema, ya que no existe nada que pueda sustituir la visión del cine en una sala.

Del lado de la programación, los resultados son menos elogiables. Cuando a principios de junio se anunciaron oficialmente las 56 películas que integrarían las competencias mayores (Selección Oficial, “Un certain regard” y “fuera de competición”) se advirtió que ya faltaban algunos títulos, sobre todo norteamericanos. Pero la decepción fue mayor cuando en el Mercado sólo se presentaron veinte (35%) de ellas. En parte esta ausencia se vio compensada con títulos del Festival de Berlín (febrero 2020), la última muestra importante no suspendida de este año.

Entre los títulos vistos vale mencionar lo nuevo de directores como Thomas Vintenberg, Naomi Kawase, Fernando Trueba, Oskar Roehler (“Enfant Terrible”, sobre Fassbinder) y no mucho más. Y entre los productos del mercado podrían agregarse dos documentales: “Fellini degli Spiriti” y “Fellinopolis”, sendos homenajes al gran director de “La dolce vita”, a cien años de su nacimiento.

También se pudo ver la francesa “La fille du bracelet” (cuya traducción sería “La chica de la pulsera electrónica”). Se trata de una curiosa remake de “Acusada”, en que Chiara Mastroianni tiene el papel de Inés Estévez, que hacía de madre de la protagonista, que en la Argentina protagonizó Lali Espósito. Pese a las objeciones de programación el balance fue positivo ya que, además de las películas, los distribuidores tuvieron la posibilidad de establecer chats online con los vendedores. Y además hubo numerosos paneles con diversas personalidades del negocio cinematográfico. b

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario