Rivera, el mexicano más representativo

Espectáculos

El 8 de diciembre de 1886 nació en Guanajuato, México, Diego Rivera (en realidad Diego María Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de la Rivera), junto con su hermano gemelo Carlos María que falleció dos años después.

A partir de los diez años. Diego recibe lecciones de pintura en la Academia de San Carlos en México, de donde es expulsado por rebelde 6 años después.

Luego del éxito de su primera exposicion, a los 20 años consigue una beca y se va a estudiar a España donde recibe lecciones de Eduardo Chicharro y es influido por el vazco Zuloaga y por Rusiñol. Desde ahí parte a Francia donde comienza a realizar obra cubista (una de las mejores se encuentra en el MALBA); incluso fabrica una máquina, que titula «La chose», para tener una visión deformada de la realidad. En 1917 realiza un contrato con Leonce Rosenberg, el mayor marchand de la época, abandona el cubismo y vuelve a la figuración.

Luego de 15 años en Europa vuelve a México, donde es uno de los fundadores del Partido Comunista. Se casa en 1929 con Frida Kalho y con ella vive cuatro años en Estados Unidos, pintando murales y retratos en San Francisco, Detroit y Nueva York. El encargo más importante lo recibe para hacer un gran mural en el Rockefeller Center, que se estaba construyendo; realiza el trabajo e incluye la figura de Lenin. Ante esta provocación, el mural es tapado y nunca se inauguró.

Actualmente hay un proyecto de reconstruirlo tomando como referencia las fotografías y documentación de la época.

Lo más destacado del arte mexicano del siglo XX es la obra mural realizada por José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera, quienes sostenían que el arte debía ser disfrutado por todos y que la obra mural permitía la contemplación por parte de todo el pueblo.

Rivera estudió la técnica del fresco que consiste en trabajar sobre el muro preparado con arena y cal viva, agregar los pigmentos y cuando éstos penetran la obra, accede a su color definitivo. Entre nosotros fue Raul Soldi el experto en el tema.

Es el museo de Dolores Olmedo en la ciudad de México donde se halla la mayor cantidad de obras del artista. El museo posee 137, que se complementan con 25 de Frida Kalho (de quien se divorciara luego de 11 años de tormentoso matrimonio para volverse a casar diez meses despues).

La última oportunidad que pudimos disfrutar de un buen de obras de Rivera fue en 1999, gracias a Fundación Proa de la Boca, donde se expusieron las obras de la colección Gelman.

Sus ventas se mantienen muy activas: cerca de 38 obras suyas se venden en subastas todos los años, siendo Francia, México y Estados Unidos los mercados más demandantes. El volumen de ventas en cercano a los tres millones de dólares en forma constante y siete de sus obras han superado el millón de dolares: su precio más alto en subastas fue de 3,1 millones de dolares por su «Baile en Tehuantepec» y sus deliciosas obras con mujeres y flores se han vendido en 2,8 millones.

Los museos de California atesoran obras extraordinarias que seguramente superarían los cinco millones si salieran a la venta. Se destaca una que se encuentra en el Norton Simon de Pasadena, que tiene la «rareza» de que todas las obras fueron compradas por una misma persona sin la intervención de los «expertos contemporáneos» llamados hoy en día curadores.

La obra de Rivera es singular y nos habla de la América profunda, supo mamar en las fuentes del arte europeo (por lo cual podríamos definirlo como el Gauguin americano, fusionado con el arte azteca y maya). para realizar una obra única y personal que lo convierte, sin duda, en el artista mexicano más rgepresentativo.

Dejá tu comentario