Toronto cerró un mes récord para festivales

Espectáculos

Se impuso "Nomadland", la película de Chloé Zhao que ya había ganado el León de Oro en Venecia, y que ahora es la más firme candidata al Oscar.

Setiembre 2020 quedará en la historia del cine por haber albergado simultáneamente cuatro festivales en versiones diversas. Por primera vez dos de ellos (Toronto, Nueva York) ofrecieron un sistema mixto con la posibilidad de visionado online de las películas. En cambio Venecia, que encabezó cronológicamente la serie, y San Sebastián, que la está finalizando, optaron por la versión presencial.

Berlín, el primer festival importante del año, todavía tuvo efecto en forma presencial en febrero, antes de la pandemia. Cannes, la más transcendente de todas las muestras, resistió hasta último momento antes de cancelar. Su delegado artístico, Thiérry Frémaux, difundió una lista de 55 largometrajes anunciando que el Mercado de Cine, la otra actividad importante, se haría en forma virtual. Ese catálogo reducido (en Cannes se presentan unos cien títulos), denotaba la ausencia de films muy esperados, sobre todo de los Estados Unidos.

El mercado de Cannes sólo presentó quince de la cincuentena anunciada. Los restantes se distribuyeron en otros festivales. Poco fue a Venecia, pero en cambio Toronto y San Sebastián se nutrieron de muchos de dichos títulos. Este cronista asistió virtualmente a Toronto, que ayer comunicó sus premios (por votación del público, tal como es costumbre): el primero fue para “Nomadland”, de la china-estadounidense Chloé Zhao, que ganó el León de Oro en Venecia y apunta al Oscar, y segundo “One Night In Miami”, de la que se hablará más adelante.

De Cannes y otras muestras Toronto heredó una quincena de títulos. El mejor ha sido “Eté ‘85” (“Verano del 85) de François Ozon, que compitió en Berlín. El prolífico director de “Bajo la arena” y “En la casa” hace el relato en una relación homosexual entre dos jóvenes, a la que le agrega un asunto policial.

Proveniente de Cannes se destacó una obra mayor de una habitual visitante de su festival. “True Mothers” de Naomi Kawase (ahora compitiendo en San Sebastián), una exquisita narración del tema de la adopción en Japón. Una descuidada joven de sólo catorce años acude a ver a un médico, en avanzado estado de gravidez, aceptando pasar los meses anteriores a la gestación en una clínica privada. La acción se inicia con su hijo de cinco años, adoptado por una pareja imposibilitada de tener hijos, pero vuelve varias veces hacia atrás. El preciso nombre del film refiere al encuentro de ambas madres. La realizadora de “Shara” se toma dos horas y media para oscilar de una a otra “madre”.

Toronto tuvo también numerosas coincidencias de películas con Venecia, como “Pieces of a Woman”, de Kornel Mundruczko, que le arrebató en Venecia a Frances McDormand el premio a mejor actriz, que recayó en Vanessa Kirby. La escena inicial, que dura casi media hora, debería figurar por su extensión en el libro Guinness al mostrar un “Home Birth” (parto en el hogar), como nunca se vio anteriormente. El resto de la historia muestra el conflicto de clase entre la mujer y su marido (Shia LaBeouf). A destacar la gran actuación de Ellen Burstyn, probable candidata al Oscar a mejor actriz de reparto.

Por último una breve mención a “One Night in Miami”, uno de los pocos films norteamericanos (Netflix) de interés. Recrea en forma ficticia un encuentro de cuatro célebres figuras en 1964, la noche en que uno de ellos, Classius Clay, le ganó a Sonny Liston. Los tres restantes son el rey del soul, Sam Cooke, el jugador de football americano, Jim Brown, y Malcolm X. Buen debut cinematográfico de la actriz afroamericana Regina King.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario