ADRs y bonos se hundieron hasta 13,8% por estancamiento en negociación de la deuda

Finanzas

Además, el índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) cedió 6,1% hasta las 37.990,59 unidades, luego de que se complicaran las negociaciones entre el Gobierno y algunos acreedores para reestructurar la deuda.

Con desplomes de hasta casi 14%, las acciones y los bonos argentinos sufrieron un duro revés este jueves, mientras el riesgo país tocó máximos en tres semanas, luego de que se complicaran las negociaciones entre el Gobierno y algunos acreedores de peso para reestructurar la deuda en moneda extranjera.

La tensión entre Argentina y los bonistas creció el miércoles a la noche luego de que las dos partes se mostraran inflexibles en la negociación para reestructurar la deuda externa del país.

En consecuencia, los ADRs argentinos (American Depositary Receipts, por sus siglas en inglés) que operan en Wall Street respondieron con una fuerte tónica bajista, extendiendo las pérdidas de las últimas jornadas. Así, las acciones del Grupo Supervielle se derrumbaron un 13,8%, las de Edenor, un 11,3%, las de Corporación América, un 10%, y las del BBVA, un 8,9%, en el marco de un contexto internacional dejó de ser tan positivo, como en las semanas previas.

adrs jueves 18 de junio.jpg

Frente a ello, el índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) se derrumbó un 6,1% hasta las 37.990,59 unidades. Las acciones de Edenor lideraron las bajas, con un desplome del 12,1%. A su vez, los papeles de Supervielle cayeron un 10,2%, los de Central puerto, un 9,6%, y los de Cablevisión, un 8,2%. La caída más acotada de la rueda se la llevó Ternium con -3,8%.

El volumen operado en acciones alcanzó los $1.399,7 millones, y el balance del panel general arrojó 63 alzas, 109 bajas y tres papeles sin cambios.

El Gobierno hizo ajustes a su oferta de deuda (elevó el valor presente neto de la misma a u$s50, con algunos anabólicos, como un cupón atado a las exportaciones), pero no fueron suficientes para aumentar el apoyo de los tenedores de bonos y un grupo de acreedores clave advirtió el miércoles que las conversaciones habían fracasado.

El grupo de bonistas "Ad Hoc", que incluye entre otros al fondo BlackRock, advirtió que debido al fracaso en las negociaciones con el Gobierno estaba analizando "todos los derechos y recursos disponibles".

Más allá de esta amenaza, el analista de Research For Traders, Sebastián Maril, recordó que a BlackRock, el fondo más grande con activos por u$s5 billones, "no le gusta litigar". "No ha iniciado demanda judicial por incumplimiento de contrato (default) en años. En cambio, Elliott, de Paul Singer, solo a Argentina le metió más de 20 demandas. No cerrar acuerdo con BlackRock es un grave error", indicó.

Por otro lado, el Gobierno emitió el miércoles un comunicado en el que decía que los ajustes que propusieron los acreedores "son ampliamente inconsistentes con el marco de sostenibilidad de deuda que necesita" el país.

Según los cálculos del Citi, la brecha en el valor presente neto de la propuesta de Argentina y la de los acreedores es de unos 5 a 6 puntos.

"Dado el progreso logrado en las semanas anteriores y la gravedad de la situación, las partes pueden encontrar una forma de cerrar la brecha de 5 centavos y evitar un incumplimiento desordenado y contencioso", remarcó Goldman Sachs el jueves en un reporte. "Pero los riesgos para este resultado definitivamente han aumentado", remató.

"Argentina mejoró su oferta y acercó posiciones con uno de los comités, aunque la diferencia con el mayor comité de acreedores persiste y las relaciones se enfriaron", analizó el Grupo SBS. El país "tiene espacio para aumentar los cupones y cerrar la brecha con el principal grupo de bonistas, aunque el final está abierto", agregó la correduría.

El Gobierno mantiene su argumento de que el análisis de sostenibilidad de la deuda demostró que el país no está en condiciones de pagar más. El Fondo Monetario Internacional (FMI), el acreedor más importante del país, apoyó en reiteradas oportunidades esa postura.

En los mercados internacionales, Wall Street terminó dispar, con los inversores atentos a la reapertura de comercios pero preocupados por el número creciente de enfermos de coronavirus en varios estados norteamericanos.

El índice principal Dow Jones Industrial Average terminó así en baja de 0,15% a 26.079,69 puntos. El tecnológico Nasdaq en cambio subió 0,33%, a 9.943,05 unidades, en su quinta jornada consecutiva al alza. De su lado el S&P 500 de las mayores empresas en bolsa, subió un marginal 0,06%, a 3.115,34 puntos.

Mientras la renta variable se encuentra en un punto crucial para definir la tendencia de los próximos días, los precios fueron afectados por el mal dato con respecto a los nuevos pedidos de subsidio de desempleo ya que la medición fue mayor de la prevista por los analistas (suman un total de 47,5 millones desde que comenzó la pandemia), comentaron desde Rava. Sumado a esto, el FMI expresó que la caída en el PBI de Estados Unidos en el segundo trimestre del 2020 podría ser más profunda que lo esperado, agregaron.

Bonos y riesgo país

Con todo este panorama, el riesgo país argentino realizado por el banco JP.Morgan rebotó un 2,4% a 2.603 unidades, luego de rozar en el inicio de la jornada los 2.700 puntos, máximo en tres semanas.

En ese marco, los principales bonos argentinos en dólares registraron fuertes mermas, en algunos casos cercanas al 7%. El Discount bajo ley argentina (D) tuvo la peor perfomance del día, con un derrape del 6,9%. Le siguieron el Bonar 2020 (-4,3%), y el Bonar 2024 (-3,2%).

Por su parte, la deuda en moneda local se mostró también muy ofrecida, y dejó pérdidas de hasta 4,3% (bono Par).

Embed

El miércoles el Gobierno no renovó los convenios de confidencialidad firmados con los acreedores, que tienen tiempo hasta el viernes 19 de junio para alcanzar un acuerdo, aunque no se descarta que el plazo para renegociar la deuda pueda ser extendido.

"Estamos preparados para lo peor, esperando lo mejor", dijo Mariano Sardáns, director de la Gerenciadora de Patrimonios FDI y estimó que las conversaciones podrían extenderse hasta el 30 de julio cuando el país deba afrontar el pago del cupón del bono Discount.

Este complicado panorama con relación al canje de la deuda en dólares, contrastó con la buena licitación en pesos llevada a cabo la Secretaría de Finanzas, que logró captar unos $135.000 millones, a días del importante vencimiento del bono "Pimco" (TJ20).

Se licitaron Ledes, Lebad, Lecer y un Boncer con vencimiento en agosto de 2021. El Gobierno detalló que se recibieron 356 órdenes de compra para suscribir instrumentos de deuda pública por un total en conjunto de $129.257 millones. Se adjudicaron en su totalidad y representan un valor efectivo adjudicado de $135.000 millones.

"Muy buena licitación de deuda en pesos. El Gobierno levantó $135.000 M de los $214.000 M que vencen la semana que viene (la semana de mayores vencimientos del año). Buena noticia", comentó el economista Javier Iglesias.

Dejá tu comentario