ADRs en picada: cedieron hasta 7% y algunos llegaron a tocar mínimos desde 2013

Finanzas

Con las mermas de hasta casi 7%, tres ADRs llegaron a registrar sus precios más bajos en varios años, en medio de una baja generalizada de los mercados emergentes, con Brasil a la cabeza, y con los inversores atentos la reestructuración de deuda.

Las acciones argentinas que cotizan en Wall Street volvieron a anotar caídas pronunciadas este viernes, con algunos papeles tocando mínimos en varios años, en medio de una baja generalizada de los mercados emergentes, con Brasil a la cabeza, y con los inversores atentos a indicios sobre la reestructuración de deuda.

Sucedió a una semana de que el Gobierno ofreciera a sus tenedores de bonos bajo legislación extranjera un recorte de intereses del 62%, un período de gracia de tres años y una quita de capital del 5,4% sobre su deuda a reestructurar, y luego de que incumpliera el miércoles el pago de un vencimiento de bonos por unos 500 millones de dólares y se adhiriera al período de gracia contemplado en los instrumentos.

"La oferta fue rápidamente rechazada por los principales acreedores, lo que sgiere que, de no haber mejoras, el canje tendría una modesta aceptación", dijo la consultora Elypsis. "Esto no implica que el gobierno intente evitar este desenlace mejorando sustancialmente la propuesta: después de todo, un canje poco exitoso le serviría para imponer unilateralmente las mismas condiciones a la deuda local, unos de los escenarios hoy contemplados por el equipo económico", agregó.

Mientras tanto, las acciones de Europa y de la región cayeron afectadas por retrasos en los detalles de un acuerdo sobre un paquete de estímulo de la UE y dudas sobre el progreso en el desarrollo de fármacos para tratar el Covid-19. El impacto mayor lo sufrieron los mercados emergentes, como Brasil, cuya bolsa se hundió 5,8% y el real cayó 2,5% a casi 5,70 por dólar -nuevo piso histórico-, lo que terminó por contagiar directamente a las acciones argentinas.

Y esa corriente negativa la sintieron casi todos los papeles argentinos que operan en Nueva York, aunque en algunos el golpe fue más pronunciado:dos ADRs del sector bancario, como Grupo Financiero Galicia y Banco Macro, llegaron a registrar en la rueda sus precios más bajos desde julio de 2013 en Wall Street (la primera logró cerrar por encima su mínimo intradiario), mientras que los papeles de Telecom Argentina sucumbieron hasta un piso desde 2009.

"La combinación de presión económica, la emisión monetaria, y el camino al default es una combinación letal para los activos argentinos, pero los bancos son los que van a pagar parte de los costos mayores porque además las últimas medidas son todas en contra del sector financiero", comentó Diego Martínez Burzaco, economista de Inversor Global.

El especialista hace referencia, por ejemplo, a la obligación que tienen las entidades de ofrecer una tasa mínima de plazo fijo (70% de la tasa de referencia, hoy en 38%), de otorgar créditos al 24%, por debajo del nivel de inflación proyectada, y a las restricciones para operar normalmente con los Fondos Comunes de Inversión, junto con la dificultad de curbrise con el dólar (su posición global neta en moneda extranjera tiene un techo mínimo histórico del 5% de su patrimonio, tal como dispuso el BCRA, al mando de Guido Sandleris, en agosto de 2019).

Con ese panorama de fondo, entre los papeles argentinos que lideraron las bajas en la bolsa de Nueva York se destacaron Edenor (-6,9%), YPF (-6%), Supervielle (-5,6%), Banco Macro (-4,5%), Telecom (-4,3%), Central Puerto (-3,6%), y Galicia (-3,2%).

"Hay una estigmatización por parte de muchos referentes del partido gobernante sobre la banca. Todas las medidas son de restricciones y sacrificio para las entidades y eso se ve reflejado lógicamente en el precio las cotizaciones", reforzó Martínez Burzaco, quien además pronosticó que "sin el driver de un arreglo de la deuda, el mercado puede seguir presionado a la baja".

En ese sentido, el riesgo país de Argentina, medido por el banco JP.Morgan , subía 53 puntos básicos a 4.047 unidades, tras bajar 500 puntos el viernes, cuando se lanzó la oferta de canje.

Por su parte, el índice accionario S&P Merval se desplomó un 3,7%, a 28.258 unidades, en una mercado influenciado por la tendencia negativa de las acciones energéticas y financieras.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario