4 de junio 2024 - 00:00

Plazo fijo: las dos trabas que ve el mercado al pedido del Gobierno de cambiar la tasa de referencia

Luis Caputo quiere que los bancos pasen a fijar las tasas de los plazos fijos y las cuentas remuneradas en función de los rendimientos de las LECAP en lugar de los de los pases. ¿Por qué eso aún no ocurre?

Caputo pidió que los bancos empiecen a tomar como vara el rendimiento de las LECAP.Pero esto por el momento no se corrobora en la práctica.

Caputo pidió que los bancos empiecen a tomar como vara el rendimiento de las LECAP. Pero esto por el momento no se corrobora en la práctica.

El Gobierno quiere que los bancos modifiquen la forma en la que fijan las tasas de interés que les pagan a sus clientes por los plazos fijos. La intención oficial es que la referencia deje de ser la tasa de política monetaria (la de los pases pasivos a un día que les coloca el Banco Central) y pase a ser el rendimiento de las LECAP, las letras cortas que emite el Tesoro. Sin embargo, esto no empezó a materializarse. En el mercado, advierten que existen dos factores que, por el momento, traban ese cambio.

La idea del equipo económico sintoniza con la política de acelerar el desarme del stock de pasivos remunerados del BCRA y su reemplazo por deuda del Tesoro, que propició con fuerza en mayo. En ese tren, el Ministerio de Economía activó un calendario quincenal de licitaciones, que incluye la colocación de letras cortas a tasa fija, las LECAP.

Se trata del instrumento elegido para que los bancos migren sus tenencias de pases. Así, el mes pasado el stock de pasivos del BCRA se redujo considerablemente y, de hecho, terminó en su mínimo nivel desde 2004 medido en términos reales. La contracara, como contó Ámbito, fue un endeudamiento neto mensual récord para el Tesoro de $11,9 billones (3,4% del PBI, según Facimex) y una mayor acumulación de vencimientos de corto plazo.

El otro objetivo detrás de la creación de una curva de rendimientos en pesos corta emitida por el Tesoro es el cambio de referencia para fijación de las tasas pasivas de los bancos: las de los plazos fijos y las cuentas remuneradas. Así lo manifestó, días atrás, el propio Luis Caputo durante su exposición en el congreso del IAEF. Dijo que la tasa de pases del BCRA pasará a ser “casi testimonial” y pidió que los bancos empiecen a tomar como vara el rendimiento de las LECAP que coloca la Secretaría de Finanzas.

Pero esto por el momento no se corrobora en la práctica. La tasa BADLAR (el promedio de lo que pagan los bancos por los depósitos a plazo fijo superiores a $1 millón) se movió prácticamente en espejo con las sucesivas bajas de la tasa de política monetaria que aplicó el Central desde que asumió la actual gestión en el marco del plan licuadora. Y tras las últimas medidas del equipo económico, que aceleraron el desarme de los pases, casi no se movió. Hoy se ubica en torno al 2,6% mensual, algunas décimas por debajo del 3,3% que pagan los pases a un día. Las cuentas remuneradas se ubican incluso un poco más abajo.

image.png

Cambio de referencia en las tasas: las trabas que advierte el mercado

La consultora 1816, una de las más leídas en las mesas de la City porteña, señaló que las tasas de los plazos fijos y las cuentas remuneradas “siguen determinadas principalmente por la de pases”. Y advirtió que existen dos factores centrales que explican por qué los bancos no dejan atrás esa referencia.

  • Por un lado, el Ministerio de Economía acota los montos de emisión de las LECAP en sus licitaciones. Hubo un tope de $10 billones en la primera subasta de mayo y uno de $3,5 billones en la segunda, de los cuales solo $1,5 billones salían con tasa mínima predeterminada.
  • Por otro, el cambio regulatorio dispuesto el mes pasado (a través de la comunicación “A” 8020) despeja el límite de financiamiento al Tesoro que tienen los bancos de acuerdo a su “posición histórica de pases”, pero “no asegura que los nuevos depósitos se puedan colocar en deuda del Tesoro” sin superar dicho límite. Además, tampoco exime de ese tope a las LECAP compradas en el mercado secundario, sino solo a las adquiridas en licitación primaria.

“Mientras no se cambie esto (sobre todo lo del tope de emisión), la tasa de pases seguirá siendo la tasa marginal del sistema, y por ende la referencia para fijar tasas pasivas”, planteó el último informe de 1816. Y consideró que, al menos hasta que se anuncien las condiciones para la próxima licitación, dentro de dos semanas, esto continuará siendo así.

Dejá tu comentario

Te puede interesar