Caso Belsunce: madrastra dijo que una amiga de María Marta sospechaba de un crimen

Información General

María Luisa Lanusse de García Belsunce, la madrastra de María Marta, declaró en el juicio por el encubrimiento del crimen que una íntima amiga de la víctima la llamó días después del velatorio para decirle que había rumores sobre que se había tratado de un homicidio y no un accidente.

En tanto, el ex vigilador del country Carmel, Juan Marcelo Páez, volvió a contradecir la versión del viudo Carlos Carracosa acerca de que la masajista e imputada Beatriz Michelini estaba junto a María Marta cuando llamaron a la ambulancia.

La madrastra de la víctima, conocida como "Marialita", fue la primera en declarar esta mañana ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de San Isidro, y contó que el 27 de octubre de 2002, Horacio García Belsunce (h) llamó a su casa y le dijo a su marido -padre de María Marta- que fuera para el country Carmel de Pilar ya que la socióloga había tenido un accidente.

"Marialita" dijo que le pareció "lógico" que se hubiera tratado de un accidente ya que el piso del baño donde murió María Marta "patinaba".

Y recordó que si bien el esposo de la madre de la víctima, Constantino Hurtig, mencionó que había sufrido un golpe con pérdida de masa encefálica, dijo que ella no sabía de que se trataba eso.

Al referirse a cómo encontró el cuerpo de la socióloga, la testigo dijo que "estaba con el pelo muy alborotado" y que tenía un poco de agua con sangre en la cabeza, motivo por el cual ella la peinó con un cepillo y luego, previo al velatorio, le cambió la ropa que tenía puesta por una camisa, con la ayuda de una de las hermanas de María Marta, María Laura.

No obstante, recordó que antes de ello Constantino Hurtig, quien es médico, había advertido que había que esperar que llegara un forense para mover el cuerpo, aunque manifestó que no recuerda quien autorizó finalmente hacerlo.

En un tramo de su declaración, "Marialita" se refirió al "pituto" hallado en el baño de la casa, el que dibujó y luego reconoció cuando se lo exhibió el tribunal.

Respecto de ese hallazgo, la mujer dijo que escuchó decir a John Hurtig "encontré esto" y también a Constantino Hurtig explicar que creía que se trataba de una parte de un desfibrilador que llevan los médicos de emergencias.

"Marialita" recordó que "dos o tres días después del entierro", una íntima amiga de María Marta, Inés Ongay, quien vive en Bariloche pero había estado en el velatorio y regresado a su casa, la llamó para decirle que había comentarios de que la muerte había sido por un crimen.

"A mí me pareció un disparate", dijo la madrastra de María Marta al referirse a lo que sintió en ese momento.

Luego declaró Ernesto Otamendi, amigo de María Marta, quien se refirió a Ongay al contar que ésta le había dicho que encontraron "una especie de metal" cerca del cuerpo y que ante ese comentario él pensó que se trataba de una "cápsula servida".

A su turno, el exvigilador Páez declaró -tal como lo había hecho en 2007 en el juicio al viudo Carlos Carrascosa- que Michelini llegó al country a las 18.55 y que llamaron a la casa de María Marta para pedir autorización pero no contestó nadie.

Entonces hicieron pasar a la masajista para que esperara en el auto cerca de la guardia, llamaron otra vez y no contestó nadie.

El testigo indicó que le informó de la situación a Michelini y que hasta ese momento habían pasado unos 20 minutos desde la llegada de la mujer.

Páez dijo que después de que llamaron al vigilador José Ortíz para que fuera hasta la casa de Carrascosa, pasaron cinco minutos hasta que el viudo dio autorización para que Michelini pasara.

También contó que mientras el vigilador Claudio Maciel acompañaba la primera ambulancia a lo de Carrascosa, vio por el monitor de las cámaras de seguridad una camioneta de la policía a unos 200 o 300 metros de la guardia y que el patrullero estuvo allí unos cinco minutos y luego se fue.

Por último, declararon dos amigas de María Marta, Ofelia Mabel Pozzi, de Red Solidaria, y Patricia Reyes, quien era compañera de la víctima en Missing Children.

La segunda amiga contó que un mes después de la muerte, ella y Susan Murray -amiga de María Marta y presidenta de Missing Children- almorzaron con Carrascosa, quien les dijo que había encontrado "cartas sobre unos quilombos familiares" y les preguntó si sabía algo al respecto, a lo que ellas dijeron que no.

Afirmó que hasta que se enteró del resultado de la autopsia el 3 de diciembre de 2002 pensó que se había tratado de un "estúpido accidente" y que ese día se reunieron con Horacio García Belsunce (h), a quien le preguntaron si sospechaba de algo y éste respondió: "Yo tengo sospechas pero si lo digo es una infamia".

El debate se reanudará mañana a las 9 cuando declaren varios testigos, entre ellos, Javiera Márquez, ex esposa de John Hurtig, y Mirta Molina, la mucama que limpió la escena del crimen.

Dejá tu comentario