Gino Tubaro logró volver al país: "Tras cumplir la cuarentena, voy a trabajar en mascaras y barbijos impresos en 3D"

Información General

El inventor se encontraba varado en México, donde planeaba repartir prótesis gratuitas. De camino al hotel porteño donde permanecerá aislado, habló sobre su regreso y su nuevo prototipo, pensado para ayudar en tiempos de coronavirus.

Dos meses atrás, precisamente el 23 de enero, el joven inventor argentino Gino Tubaro, había viajado junto a sus colegas de The Atomic Lab Alexia Gozuk y Gerardo Schafer a Guadalajara, México con un objetivo solidario: repartir 500 prótesis gratuitas –precisamente manos y brazos – en el marco del evento tecnológico “Talent Land”, que iba a realizarse desde el 13 al 17 de abril. Pero el evento se suspendió días después de que la Organización Mundial de la Salud declarara la pandemia de Covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. Se alarmó cuando recibió un mail de la aerolínea Aeroméxico que advertía que suspendían todos "los vuelos a Argentina hasta el 1 de abril" según él mismo comunicó. Pero finalmente pudo regresar esta tarde en uno de los tres vuelos excepcionales y de carácter humanitario de Copa Airlines desde Panamá habilitados por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) en el que volvieron alrededor de 400 argentinos.

Ámbito dialogó con Tubaro cuando se encontraba en un micro camino al hotel porteño en el que pasará la cuarentena y en el cual también no sólo será testeado en el transcurso de estos próximos tres días, según el mismo confirmó, sino en el que también controlarán a diario sus síntomas. Contó el paso a paso de cómo pudo regresar al país y de que cuando, termine el aislamiento, intensificará la línea de trabajo de un prototipo que pensó en México: una mascarilla/barbijo impresos en 3D para el COVIDー19 que cuesta aproximadamente u$s10.

Embed

Periodista: Según compartiste en Twitter, volver fue toda una odisea. ¿Cómo fue el paso a paso?

Gino Tubaro: El evento en el que íbamos a hacer entrega de 500 prótesis en Guadalajara se suspende a los días de que se anunciara la pandemia de coronavirus. Ya teníamos impresas casi 300 de esas prótesis y avisamos a unas 250 personas que el evento no se hacía. Mientras tanto intentábamos mover nuestros vuelos de Aeroméxico, pero la aerolínea no nos dejó. Compramos unos tickets por Copa Airlines. Conseguimos vuelo recién para el 22 de marzo, pero también hubo cambios en ese vuelo. Tuvimos que llamar. Dormimos primero en el Aeropuerto de Guadalajara por cuatro días hasta que nos enteramos que iban a suspender los vuelos de Guadalajara a Panamá. Eso fue lo que pasó. Entonces corrimos para ver si conseguíamos el mismo día otro vuelo pero no hubo chance, no salía ninguno. Nos fuimos a Ciudad de México, nos quedamos ahí esperando que pase toda la noche. Y de ahí fuimos a Copa, que nos enviaron de vuelta para Buenos Aires.

P.: ¿Qué pasó con las prótesis de manos y brazos que lograron imprimir?

G.T.: Teníamos un laboratorio para nosotros en una empresa dedicada a herramientas, tecnología y desarrollo de ingeniería, con más de 20 impresoras 3D en las que imprimíamos esas prótesis. Llegamos a tener 300 impresas y 300 personas contactadas de un objetivo de 500. Nos quedaban tres semanas más de trabajo pero en marzo ya se estaba suspendiendo todo.

P.: En Twitter compartiste que en México te pusiste a trabajar en un prototipo de una mascarilla y un barbijo impresos en 3 D. ¿En qué instancia está el proyecto?

G.T.: Me había agarrado una infección en una muela estando allá y no pude trabajar durante una semana en las prótesis. Y a partir de no haber estado trabajando me dije ‘vamos a desarrollar algo que sirva’, para querer ayudar a la gente. De ahí hicimos una ‘media máscara’, que son de las que cubren de la nariz para abajo y una mascarilla completa que es la que tiene acetato de frente tapando la cara. Eso lo compartimos de manera pública en Internet porque vimos que en México apenas se habían tomado medidas de contención. Con la misma cantidad de casos que nosotros ahora recién se estaba pensado en cerrar las escuelas. Incluso existe un video del presidente (Andrés Manuel López Obrador) diciendo que “lo protegían dos estampitas”. Entonces nos dijimos “vayámonos lo antes posible”.

P.: ¿Cuál es la línea de trabajo que tenés pensada para cuando termines la cuarentena?

G.T.: Seguir trabajando en las máscaras. En México desarrollamos un extrusor que te permite imprimir con botellas u otros materiales reciclados. Poder desarrollar estas mascarillas, los soportes y el acetato que te cubre la cara con materiales reciclados y otras ideas, pero a su tiempo. Ahora, a cumplir la cuarentena.

P.: ¿Estas mascarillas están destinadas al personal de salud o también a otros grupos?

G.T.: Al estar impresas en 3D y al ser un prototipo, no se puede decir: “esto lo saco, lo publico y va a funcionar en un 100%”. Pero en el caso de máscara completa, la idea es que pueda ser usada por personal de salud, los médicos que la necesitan. Hoy, por haber publicado el prototipo, se está dando un movimiento en que la gente con impresoras 3D está ayudando a poder imprimir y hacer estas mascarillas. Yo no tengo el laboratorio a mano por obvias razones.

P.: ¿Esperas llamadas de autoridades del Ministerio de Salud para que trabajen en este prototipo?

G.T.: De esperar llamadas, nunca espero. Por eso hago públicos los archivos y el proyecto. Si las autoridades quieren usarlo, lo pueden hacer, si quieren poner a disposición los laboratorios de la ciudad para imprimirlos, bienvenido sea, aunque entendemos que hoy hay otras prioridades. Lo mismo con las prótesis, cualquier ente gubernamental que quiera fabricarlas sin estar cobrándole a las familias, nosotros no tenemos problemas en aliarnos. Aunque lo hicimos de forma independiente, para eso estamos.

P.: ¿Qué más te gustaría destacar de la experiencia que te tocó vivir?

G.T.: Agradecer a Copa, que nos ayudó un montón; a la gente que en Twitter estuvo ayudándonos a comunicarnos con quienes estaban a cargo de nuestro posible regreso y a la directora de la ANAC, Paola Tamburelli, que siempre se mantuvo en contacto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario