Dramático: mató a ex esposa, a sus dos hijos y se suicidó

Información General

Un hombre mató a su ex esposa y a su hijo de 4 años en un departamento del barrio porteño de Caballito, y horas más tarde se suicidó arrojándose al vacío en un hotel de la zona de Chacarita luego de asesinar de tres balazos en la boca a su otra hija, de 6 años, con la que había fugado.

El escalofriante caso tuvo como protagonista a un hombre identificado como Gabriel Hernández, de 34 años, quien tendría antecedentes de problemas psiquiátricos, estaba separado hace dos años y actualmente se encontraba desocupado.

Los investigadores dejaron trascender que, tanto en el departamento de Caballito como en la habitación del hotel de Chacarita, Hernández habría dejado cartas para explicar las causas de su decisión. En al menos una de esas misivas, el autor de la masacre adelantaba que las «víctimas» del drama iban a ser «cuatro», y daba a entender que tanto los homicidios como el suicidio respondieron a un plan premeditado.

En la carta encontrada en Caballito, el sujeto escribió: «Mi cuerpo y el de mi hija los van a encontrar en otro lugar», tal como finalmente ocurrió horas más tarde. Aunque salió a la luz pública recién ayer, el caso comenzó a desencadenarse anteanoche, cuando el padre de Verónica Tuma (de 32 años) decidió ir a buscarla a su vivienda del pasaje El Maestro porque no respondía a sus llamados.

El hombre ingresó al departamento 1° «B» del edificio y, al llegar al baño, se encontró con la macabra escena: su hija Verónica y su nieto Iván, de 4 años, yacían muertos y ensangrentados en la bañadera. El cadáver de la mujer fue encontrado boca abajo, con el cuerpo de su hijo de 4 años encima y muerto a golpes. Junto a ellos, encontró un palo de amasar manchado de sangre, por lo que los investigadores presumen -en principio y hasta tanto se conozcan los resultados de la autopsia-que ésa fue el arma homicida.

Luego de que el hombre denunciara el episodio a la Policía, los investigadores lograron determinar que la pequeña Andriela, de 6 años, quien no fue encontrada en el departamento, había sido retirada del colegio al mediodía por su padre, Gabriel. De hecho, la niña tenía que concurrir a una clase de teatro en la escuela y nunca se presentó.

De este modo, todas las sospechas se encaminaron hacia el ex esposo y padre de los niños, quien comenzó a ser intensamente buscado por el personal policial.

Según se pudo establecer recién al día siguiente, para ese entonces, Gabriel y la pequeña Andriela ya se encontraban hospedados en el Torre Hotel, un establecimiento categoría tres estrellas ubicado en la esquina de Corrientes y Olleros, del barrio de Chacarita, adonde habían ingresado en horas de la tarde.

  • Acto final

    Las autoridades a cargo de la investigación, que es encabezada por la magistrada a cargo del Juzgado de Instrucción N° 8 de la Capital Federal, María Rita Acosta, establecieron que Hernández y su hija pasaron la noche en el hotel. Ayer, minutos después del madiodía, Gabriel tomó una almohada, tapó con ella la cabeza de su hija y, finalmente, con una pistola calibre 38, le efectuó tres disparos que le atravesaron la boca.

    Acto seguido, Gabriel Hernández se asomó a la ventana de su habitación, en el octavo piso del hotel, y se arrojó al vacío. El hombre murió al impactar contra la terraza de una zapatería que linda con el hotel, ubicado frente al cementerio de la Chacarita y a una cuadra de la terminal de trenes Federico Lacroze de la línea Urquiza.

    Hasta pocos minutos antes de que se conociera el trágico desenlace de la tragedia familiar, Martín Tuma, hermano de Verónica, seguía en los medios de comunicación mostrando las fotos con las caras de su ex cuñado y su sobrina para que la gente diera aviso a la Policía si los veía. Ya era tarde.
  • Dejá tu comentario