El padre de Guadalupe Lucero analiza pedir el cambio de juez en la causa

Información General

El juez penal, Ariel Parrillis, que investiga la desaparición de Guadalupe Belén Lucero, descartó la hipótesis de extravío. Sin embargo, la falta de avances en la investigación sobre el paradero de la hija inquietan a Eric Lucero.

Los investigadores que indagan en la desaparición de Guadalupe Lucero, la niña de cinco años que está siendo buscada desde hace once días en San Luis, consideran que pudo haber sido víctima de una red de trata de personas o de un ataque sexual.

Y si bien aún se mantienen los operativos, todavía no hay pistas sobre el paradero de la menor. Por este motivo, el padre, Eric Lucero, aseguró que "se encuentra devastado y a punto de colapsar" y que quiere que se cambie al juez penal a cargo de la causa.

De hecho, el abogado de Lucero, Héctor Zabala, dijo ayer a Télam que "desconoce si existe alguna actuación por parte de la fiscalía" porque "acá el que investiga es el juez y las medidas de control de fiscalía no las conozco".

Por su parte, Diego Gabriele, periodista de C5N, comentó esta mañana que Yamila Cialone, madre de Guadalupe, le preguntó a Ariel Parrillis si en verdad estaba capacitado para llevar adelante la situación. "Si no lo estuviera, ya lo hubiera delegado", informó como respuesta de Parrillis.

Además afirmó que "la justicia federal está sondeando la causa" y sostuvo que si bien no hay pruebas sobre un posible secuestro, según la hipótesis de Parrillis, se cree que está viva y retenida.

En tanto, la posibilidad de que se hubiera extraviado se desestimó rápidamente, cuando se iniciaron los operativos y en función de la edad de la menor. Así como la pista del posible ajuste de cuentas también fue descartada, luego de peritarse los teléfonos de la familia y no encontrar en ellos ningún indicio que pudieran sostener esa presunción.

Según relató el propio jefe de la Policía de San Luis, Darío Neira, quien lidera el operativo, reveló ayer que realizaron rastrillajes en diques y descampados "por el aporte que realizan videntes". En este sentido, se decidió sumar a un grupo de adivinos por lo cual realizaron rastrillajes con perros rastreadores y una excavación en un descampado.

"No descartamos ninguna hipótesis, cuando se realizan rastrillajes varias veces en una misma zona, o la búsqueda en los diques cercanos a la ciudad capital, lo hacemos porque tenemos la información de que podemos encontrar un cuerpo", expresó el el comisario general para luego dar más detalles: "Hay personas que perciben que acá puede estar el cuerpo de la nena".

En este escenario, tras repetir en las jornada la necesidad de ser informados de lo que ocurre, la familia quiso optar por un equipo de rastrillaje particular. "Es desesperante, nosotros estamos ahí y no nos dejan hacer las cosas por nuestra cuenta tampoco. Es como si nos dijeran que nos sentemos en nuestras casas a esperar que en algún momento aparezca. No es así", dijo la tía de Guadalupe.

Dejá tu comentario