Secuestraron al padre de Tevez y lo liberaron tras pago de rescate

Información General

El padre del futbolista Carlos Tévez fue secuestrado en el partido bonaerense de Morón por delincuentes que primero le robaron la camioneta aunque luego, al descubrir de quién se trataba, exigieron un rescate y, tras el pago de 400.000 pesos, lo liberaron cerca de Fuerte Apache.

Fuentes de la investigación informaron que el hecho se inició cuando Raimundo Segundo Tévez (52) circulaba en su camioneta Dodge Journey negra por la autopista del Oeste y salió hacia su trabajo por la calle Dolores Prats, en Morón.

A unas cuadras de esa autovía, en la intersección de Sullivan y Acosta, al menos tres asaltantes armados le cruzaron un auto Volskwagen Passat CC blanco, lo obligaron a bajarse y le robaron la camioneta, el dinero que llevaba y los documentos.

Tevez caminó por Acosta en busca de una remisería y al llegar a Padre Vanini, a una cuadra, los ladrones, que habían leído el apellido en la cédula verde de la camioneta, según confirmó luego Diego, otro hijo de la víctima, volvieron a capturarlo.

Los delincuentes obligaron al hombre a subirse a su camioneta y comenzaron a transitar por distintos lugares del conurbano bonaerense mientras llamaban por teléfono a la casa de otro de sus hijos, en el barrio porteño de Villa Devoto.

La llamada fue atendida por su nuera, a quien le exigieron la entrega de dos millones de pesos, por lo que ésta llamó al número de emergencias 911, señalaron fuentes judiciales.
Tras la alerta, la División Antisecuestro de la Policía Federal (PFA) intervino tres telefonos con los que se negociaba con los delincuentes.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, destacó que una vez denunciado el hecho "rápidamente, en conjunto con la provincia de Buenos Aires se empezaron a montar los primeros operativos, porque el secuestro extorsivo es un delito federal".

Los secuestradores pasaron a Tévez al Passat y dieron varias vueltas por calles de la Capital Federal, hasta que lo liberaron a ocho horas de su captura luego de que un familiar pagó, cerca de General Paz y avenida San Martín, una suma no revelada de rescate.

Ese vehículo, que había sido robado y tenía pedido de secuestro, fue finalmente dejado abandonado en Aviador Immelman y De las Margaritas de Ciudad Jardín, partido bonaerense de Tres de Febrero.

Berni confirmó que la liberación se realizó "en inmediaciones del barrio Ejército de los Andes, que se conoce como Fuerte Apache", en la localidad bonaerense de Ciudadela Norte, donde nació Carlitos, actual jugador de la Juventus de Italia.

Tras ser liberado, Tévez viajó en remís hasta la casa de su hijo ubicada en Marcos Paz al 3500, en Villa Devoto, donde declaró ante el fiscal federal Federico Delgado sobre los hechos que sufrió. Según destacó Berni, la víctima se encontraba esta tarde "bien" porque los secuestradores "no ejercieron violencia sobre él". No obstante, el secretario aclaró que "no reconoce a nadie, porque estuvo todo el tiempo mirando al piso".

Berni evaluó que por la forma de actuar de los captores "evidentemente no era una banda profesional que se dedica a secuestros. Es una banda que, seguramente, trabaja en la zona del oeste, que se dedica a robar autos de esta naturaleza".

A partir de la liberación "se intensificaron las tareas para dar con los responsables, que los vamos a buscar hasta abajo de la cama", afirmó. Precisó que durante la negociación "no se pudo ejercer una mayor presión sobre los delincuentes porque están decididos a todo y ello puede terminar en una desgracia".

"Sabíamos en la zona donde se movían y el mismo Tévez vio los mecanismos que habíamos desplegado para encontrarlo, y lo notaron los delincuentes y por eso el apuro para sacárselo de encima. Eso es la diferencia entre lo profesional y lo no profesional, saber manejar el grado de tensión que se ejerce sobre los delincuentes".

El futbolista manifestó esta tarde en su cuenta de twitter @carlitos 3210: "Agradezco a todos por el apoyo de siempre. Contarles que mi padre está bien, sano y salvo, eso es lo más importante".

Luego agradeció puntualmente a Berni; al gobernador bonaerense, Daniel Scioli; al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, y a las policías de la provincia de Buenos Aires y Federal. "Es un caso que ha tocado mi corazón, más allá de la responsabilidad de salvar la vida de las personas, por la relación, la amistad que tengo con Carlitos y su familia", dijo Scioli por su parte.

Dejá tu comentario