5 de abril 2022 - 14:57

¿Cómo mirar un eclipse sin dañarse la vista?

Lo más peligroso es mirar al sol a simple o, peor, con instrumentos para ver a grandes distancias. Acá te mostramos sencillos recursos para apreciar un eclipse y, a la vez, cuidarse la vista.

Cómo mirar un eclipse solar. 

Cómo mirar un eclipse solar. 

Ya habremos escuchado el consejo pero nunca está de más repetirlo: Nunca hay que mirar al Sol a simple vista o a través de dispositivos ópticos, por ejemplo, binoculares o telescopios.

La explicación es sencilla: cuando la luz solar se enfoca sobre un punto pequeño con una lente, se calienta lo suficiente como para comenzar un incendio. Nosotros, en el caso mencionado, tenemos una lente como esa en nuestros ojos. Si se mira al Sol, la lente ocular concentra la luz solar y la enfocará hacia un punto muy pequeño sobre la parte negra del ojo, la retina. Esto, literalmente, quema al ojo, lo que provocará daño ocular permanente o ceguera.

Durante un eclipse total de Sol, hay unos breves momentos durante los cuales es seguro mirar directamente al Sol: cuando la Luna bloquea completamente al Sol. Se llama "fase de totalidad" y dura de unos pocos segundos a unos pocos minutos. Pero a partir del instante en el que la Luna comienza a desplazarse, deberá volver a aplicar las técnicas seguras para ver el eclipse.

MANERAS SEGURAS

Cámara estenopeica

La técnica más sencilla requiere una caja larga, un pliego de papel de aluminio, un alfiler y una hoja blanca. El largo de la caja es importante: cuanto más larga sea, más grande será la imagen del Sol.

1. Encuentre o haga una caja o tubo largos. Si no puede encontrar un tubo largo, puede unir dos o más tubos más cortos con cinta de pegar. (Dos tubos triangulares de envío postal unidos con cinta de pegar resultan en un buen visor solar). Corte el cartón en un extremo de cada tubo y una los tubos con cinta de embalar para que la luz pueda viajar a lo largo del tubo.

2. Corte un cuadradito de una pulgada por una pulgada en el centro de un extremo de la caja. Tape el orificio con papel de aluminio y sujételo con cinta. Luego, perfore un pequeño orificio en el papel de aluminio con el alfiler.

3. En el otro extremo del tubo, corte un orificio de buen tamaño en el costado de la caja. Coloque papel blanco en el extremo interior de la caja, justo dentro del orificio para poder mirar. Esta es la pantalla donde aparecerá el Sol al proyectarse.

Para usar el visor, apunte el extremo de la caja que tiene el orificio diminuto directo al Sol. Para apuntar al Sol, mueva la caja hasta ver un punto de luz redondo sobre el papel blanco en el otro extremo de la caja; esa es la imagen del Sol proyectada a través del orificio diminuto. Si tiene dificultades para apuntar el visor, mire la sombra de la caja en el piso.

PROYECCIÓN ÓPTICA

Las imágenes que se proyectan a través de orificios diminutos son bastante tenues y pequeñas. Para magnificar la imagen que se proyecta del Sol, use un par de binoculares. Pero NO DEBE mirar al Sol a través de los binoculares.

1. Sujete firmemente los binoculares a un trípode con el ocular mirando hacia abajo. Puede sujetarlos con cinta de embalar.

2. Haga un “tapa sol” con un pliego de cartón. Corte un orificio para una de las lentes. (No necesita ambas). Luego, sujete el tapa sol con cinta al frente de los binoculares; la lente debe atravesar el orificio. Utilice cinta de embalar para sellar cualquier orificio que permita que la luz solar se escape a través del tapa sol de cartón.

3. Apunte los binoculares hacia el Sol y al mismo tiempo sostenga un pliego de cartón blanco aproximadamente a un pie (30 cm) de distancia de los binoculares.

4. Le costará un poco encontrar al Sol. Una vez que lo encuentre, puede enfocar los binoculares para proyectar una imagen nítida del Sol.

NO coloque las manos ni ningún objeto inflamable cerca del ocular. La luz solar concentrada puede provocar un incendio o prender algún objeto en llamas.

Ahora, puede observar durante el eclipse una imagen del Sol hermosa, brillante y grande. Periódicamente, deberá ajustar el trípode debido a la rotación de la Tierra. Advertencia: cada tanto, aparte a los binoculares del Sol. El ocular puede recalentarse y los elementos de las lentes pueden estropearse si se dejan apuntados al Sol durante mucho tiempo.

FILTROS

Si quiere mirar directamente al Sol, esté absolutamente seguro de contar con el filtro correcto. El hecho de que un filtro parezca atenuar la luz solar no significa que esté bloqueando la radiación peligrosa, infrarroja o ultravioleta, la cual es invisible y que le ocasionará daño a los ojos.

NO use anteojos, filtros polarizados, vidrios ahumados, películas de color expuestas, radiografías o filtros fotográficos de densidad neutra.

NO utilice este tipo de filtro para telescopio:

Asegúrese de que el proveedor de su filtro para ver el eclipse sea conocido y confiable. A continuación, indicamos algunos. Los “anteojos para ver eclipses” son filtros económicos con marcos de cartón diseñados específicamente para ver eclipses. Se pueden comprar en línea y, por lo general, en tiendas de museos de ciencias en lugares donde pueden verse los eclipses. También se puede ver al Sol con anteojos para soldar n.° 14, disponibles en las tiendas de suministros de artículos para soldar.

Si desea usar un filtro en un telescopio, utilice solo el filtro que le suministró el fabricante o de un fabricante que se dedique a producir filtros específicamente para el instrumento que esté usando. Sin embargo, si el filtro del fabricante es del tipo que se atornilla al ocular, ¡NO LO USE! Los fabricantes de algunos telescopios económicos proporcionan un filtro de vidrio para soldar que se atornilla al ocular. Podría calentarse y romperse mientras mira a través del telescopio. Un filtro solar adecuado siempre se coloca en el extremo frontal del telescopio, lo que permite bloquear la luz solar antes de que ingrese al sistema óptico.

Dejá tu comentario

Te puede interesar