Un cortejo nupcial poco común

Información General

Se trata de un casamiento en Minnesota poco común. El cortejo nupcial no son, como lo es comúnmente, dos o tres nenes agradables con los anillos en la mano y arrojando pétalos de rosa a la alfombra roja de la Iglesia.

Este no es el caso. Al parecer, el grupo de amigos se juntó y le organizaron a la pareja una entrada insólita y un tanto asombrosa.

Las mujeres vestidas con similares vestidos, en el mismo color, distintos tonos. Eso si, siempre con un ramillete de flores en la mano, pelo atado y lentes de sol como para darle más extravagancia.

Es que no alcanzaba sólo con entrar bailando y los hombres, también vestidos de forma muy parecida y con un clavel rojo en el ojal, realizaron una especie de rutina de acrobacias, en la cual al terminar, fue cuando entró el novio.

Finalmente, tras esa entrada despampanante, arribó la novia y empezó la misa, porque la fiesta ya había arrancado antes.

Dejá tu comentario