Un rompehielos de lujo está varado frente a Ushuaia porque perdió el ancla

Información General

El rompehielos de lujo "Datcha" está valuado en 100 millones de dólares, pero varado en Ushuaia. En su llegada a Tierra del Fuego, perdió el ancla en el Canal de Beagle.

El primer rompehielos de lujo del mundo llegó al mar argentino, pero quedó varado en Ushuaia. El "Datcha", valuado en la friolera de 100 millones de dólares y propiedad de un magnate siberiano, perdió el ancla en las maniobras de fondeo, y debe esperar el rescate del vital elemento para continuar su lujoso periplo.

Fue botado hace apenas un año, y puede romper capas de hielo de hasta 40 centímetros, lo que le permite navegar prácticamente por los siete mares. "Desde el Ártico hasta el Antártico”, dice con orgullo el sitio web de Amels Yachting, su armador. Datcha está haciendo un accidentado viaje inaugural. Ya recorrió gran parte del globo. Estuvo en Kamchatka, Nueva Guinea, Maldivas, bordeó el Ciudad del Cabo y llegó finalmente a Tierra del Fuego.

El plan original era zarpar el 21 de diciembre para pasar la Navidad en la Antártida, pero un error insólito frustró sus planes. Cuando amarró en el puerto de Ushuaia, su tripulación lanzó el ancla sin verificar que el otro extremo de la cadena estuviese correctamente amarrado, y la perdió en el fondo del mar.

Las leyes marítimas no permiten navegar sin ancla, por lo que la Prefectura Argentina le impidió volver a salir. La tripulación y los pasajeros abandonaron la provincia vía aérea, mientras una empresa de buzos fueguina busca el ancla en la profundidad del canal de Beagle.

La Datcha tiene dueño: el magnate ruso Oleg Tinkov (54), hijo de un minero de Siberia, que amasó su primera fortuna con una fábrica de cervezas. Pero finalmente grabó su nombre en la categoría “billonaires” de Forbes en 2007 cuando entró en el mundo de las finanzas y fundó Tinkoff Bank, pionero en banca electrónica en su país. Hoy su fortuna está calculada en 6.800 millones de dólares y ocupa el puesto 608 entre los más ricos del mundo.

Oleg, todo un personaje, de altísimo perfil, suele aparecer en los comerciales de su compañía. No está certificado si estaba a bordo de La Datcha cuando quedó varado en Ushuaia.“Datcha” es el nombre que se les da a las casas de campo en Rusia. Su ficha técnica impresiona: mide 77 metros de largo y 14 de ancho. Su tripulación es de 24 marineros y tiene capacidad para 12 pasajeros. Sus planos revelan un enorme salón en la cubierta principal, cuatro suites y dos master suites con hidromasajes, gimnasio y sala de masajes, además de un centro de buceo presurizado de última tecnología. Tiene dos helicópteros Europcopter B3, un submarino con capacidad para tres pasajeros, dos motos de nieve, cuatro motos de agua, tres seabobs (propulsores submarinos para buceo), una lancha para esparcimiento y un bote de lujo para desembarcar en destinos que no permitan el amarre. Además, cuenta con toboganes inflables para saltar al mar desde las cubiertas, equipos de kitesurf, paddlesurf, windsurf, kayaks y bicicletas para el agua.

“Por normas internacionales, la Prefectura Naval Argentina no le permite navegar sin un ancla. Es un tema de seguridad del barco. Hasta que no la recuperen o traigan otra, no pueden zarpar”, explicó Roberto Murcia, presidente de la Dirección Provincial de Puertos.

Temas

Dejá tu comentario