Mundo

Las consecuencias para Sudamérica de la situación venezolana

Más allá de las declamaciones, lo que hoy se encuentra en la picota del escenario venezolano es la factibilidad (o no) de la intervención militar estadounidense. En este sentido, el presidente de EEUU, Donald Trump, acusa a Nicolás Maduro de sostener una dictadura comunista que hambrea a su población. Una discursiva sencilla e históricamente efectiva; más aún en una época de liderazgos duros, donde la oposición doméstica – sobre todo en cuestiones internacionales, donde el nacionalismo es aún más profundo y abarcativo en la mayoría de las capas sociales - es meramente declamativa.

Sin embargo, cuando se intenta ahondar un poco más en la temática en cuestión, se debe entender que a la actual administración estadounidense poco le importan si existen diferencias o matices: sea un marxismo centralista y programado a la cubana; un capitalismo de amigos bajo una lógica chavista o sandinista, o el progresismo populista de Evo Morales. Ideología, planificación o diversidad en la avidez al consumo, no son relevantes. El real enemigo es cualquier Estado al sur del Rio Bravo - cual poseedor de vastos recursos naturales -, que tiene una alianza estratégica con China o Rusia. El ser ‘de izquierda’ es una variable más en el juego global, una excusa simplista para seleccionar el objetivo.

donald trump.jpg
Donald Trump
Donald Trump

El ataque ha comenzado. El ‘Poder Blando’ de la presión mediática es quien ya se encuentra operando desde un primer momento; simplemente para mellar sobre el prestigio, que bien se sabe se termina cuando hablan las armas. El próximo – y porqué no el último - eslabón que podría actuar como obstáculo de un conflicto bélico es, como ha ocurrido en el transcurso del último siglo, el hacer ‘desangrar’ económicamente al enemigo: obstaculizar las cuentas bancarias, dificultar la producción y logística de la industria hidrocarburífera, y quebrantar las alianzas comerciales/financieras al máximo para golpear el corazón del gobierno chavista. Mejor dicho el bolsillo, aquel que le ha permitido sostener la lealtad inquebrantable de los altos mandos de las Fuerzas Armadas y las milicias bolivarianas.

Difícilmente exista otra manera de generar el desmembramiento interno, ese punto de quiebre que cambie la balance endógeno de todo el aparato de poder. Más allá del adoctrinamiento y el estatus ganado en las últimas dos décadas, el poder económico y político del aparato de coerción (manejo de la importación y distribución de alimentos, el sistema cambiario, PDVSA, el Arco Minero) no permite una fácil ruptura del statu-quo. Podrían ser los oficiales de rangos medios o bajos de las FANB quienes fracturen lealtades, al ser ellos los que sufren en cercanía las penurias del venezolano común, además de que se ponga en juego la variable aspiracional para con el escalar profesionalmente bajo otro gobierno que ‘limpie’ a la actual comandancia. Pero ello dependerá que alcancen una masividad suficiente para evitar sus propias ‘desapariciones forzadas’ por parte de los Servicios de Inteligencia y los Comandos contrainsurgentes adiestrados por el régimen.

CARVAJAL Y MADURO.jpg
Hugo Carvajal y Nicolás Maduro.
Hugo Carvajal y Nicolás Maduro.

Por lo tanto, nos encontramos ante un peligroso contexto que podría alcanzar un desenlace inédito para nuestra región. En este sentido, desde los procesos independentistas nunca ha habido una injerencia militar interna directa de los Estados Unidos en Sudamérica. Aunque la cooptación de intereses civiles y militares en su ‘patio trasero’ durante buena parte de la segunda mitad del siglo pasado haya dejado una impronta potente en nuestra región (aunque con versiones diversas según quien la evalué), la situación actual es diferente: no solo la globalización, la tecnología y la cultura moderna conllevaron a que todo se encuentre más vivo, a flor de piel, visualizado, discutido – lo que hace que el apoyo externo tuviera que ser más marginal y suavizado, como ha sido el caso de los derrocamientos de Lugo en Paraguay o Zelaya en Honduras -, sino que además los intereses de China y Rusia ahora son claros y concisos.

Recursos naturales, ampliación logística, posicionamiento geoestratégico. Los mares y ríos, el litio, la minería, el petróleo, el Amazonas y la Antártida. Además de la provisión de cazabombarderos, sistemas de misiles, armamento liviano, tanques, buques de guerra, redes de ciberdefensa. Todo demasiado interesante para las potencias desafiantes. No cabe duda que los tentáculos chinos y rusos, ya bien adentrados en toda nuestra región, indefectiblemente provocan que los gobiernos sudamericanos deban balancearse como quirúrgicos equilibristas ante los intereses cruzados de Oriente y Occidente.

Es por ello que el alineamiento cuasi total con los Estados Unidos a través del Grupo Lima pareciera ser más una mera imposición desde el norte, que un real deseo de destronar a Maduro. Ni los cientos de miles de migrantes venezolanos desparramados por toda la región habían logrado más que algunas escasas y tibias declaraciones diplomáticas. Menos aún el pensar en intervenciones militares, aunque sean de sus más acérrimos enemigos en la actualidad, como lo son Brasil y Colombia: soldados de estos países ingresando con armas en territorio venezolano es un punto de no retorno en la relación a futuro. Los gobiernos pueden cambiar, las dinámicas políticas son impredecibles. Hasta las relaciones comerciales y financieras se podrán volver a solidificar. Pero los lazos ciudadanos, la mancomunidad, y los vínculos ligados a lo cultural y lo afectivo, serán embebidos por un daño irreparable y seguramente no deseado, ni por un ferviente extremista como lo es el presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Aunque como lo hemos visto hasta hora Trump ha sido más un perro que, estratégicamente, ladra pero no muerde, no se puede descartar una real decisión estadounidense de recurrir a la opción belicista: ese camino que abriría una puerta peligrosa para nuestra Sudamérica. A futuro, cualquier otro gobierno calificado de ‘tinte populista’ por los halcones de Washington, podría ser motivo de una invasión militar para restaurar el orden. Aquel que, contrariamente a lo declamado, seguramente generará una inestabilidad que provendrá de los intereses contrapuestos de China y Rusia. Ambas potencias no querrán perder sus asentados privilegios: el obtener materias primas, cobrar sus préstamos, expandir su poder e injerencia. En fin, un conflicto de potencias, pero en casa. Siria, Ucrania o Nigeria dan claros ejemplos de ello.

Pero hay algo más. Por un lado, el desastre institucional, político, humanitario y económico que provocaría una intervención extranjera estadounidense, donde casi nunca han solucionado nada a través de la injerencia militar directa. Recordemos que mismo el – prácticamente en exclusividad - exitoso Plan Marshall, se ha dado a través de un ingente financiamiento, pero manteniendo en el poder socio-institucional al enemigo vencido, como ha sido por ejemplo el caso del emperador del Japón. El resto ha sido fracaso tras fracaso.

Pero sobre todo está el futuro. Los recursos estratégicos de nuestros hijos y nietos. Ya no solo sería el control a través de sus ‘Gran Hermanos’ a nivel virtual, donde las potencias ya poseen el control de nuestra información a través de los satélites, las comunicaciones, internet. Ahora sería además el directo dominio de los bienes más preciados, la economía real, la vida misma. En este sentido, los alimentos, el agua dulce, los recursos ictícolas o la biodiversidad desde Maracaibo a la Antártida, con su correspondiente formación de capital humano e infraestructura necesaria, no se utilizarán en pos de una mejor calidad de vida de los niños sudamericanos; sino más bien de los objetivos foráneos. Porque como lo mencione previamente, cuando el de afuera decide, la historia ha demostrado que poco le interesa el de adentro.

(*) Economista y Doctor en Relaciones Internacionales. Autor del Libro “La Sociedad Anestesiada. El sistema económico global bajo la óptica ciudadana.”

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario