Economía

Licitan letras que permitirán medir "efecto cierre de listas"

Más allá de la pax cambiaria, se podrá testear el horizonte que manejan los inversores para asumir riesgo soberano argentino en pesos.

Esta semana se podrá medir la profundidad de lo que el mercado ha dado en llamar el “efecto Pichetto”, al que se suma ahora el impacto por el cierre de listas. No tanto con la cotización del dólar, que sigue relegado ante las alternativas en pesos, sino con el horizonte que manejan los inversores particulares e institucionales para asumir riesgo soberano argentino en moneda local.

Esta semana se concentran vencimientos de títulos públicos por el equivalente a u$s2.633,2 millones, que la Secretaría de Financiamiento intentará renovar a través de la licitación de Letras del Tesoro (Letes) en dólares y Letras Capitalizables (Lecap) en pesos.

La subasta se realizará entre hoy a las 10 y mañana a las 15. Y la liquidación de las adjudicaciones se realizará el viernes, coincidiendo con los vencimientos de u$s992,2 millones de Letes y el equivalente a u$s1,640,2 millones en Lecap.

Hasta ahora, el Tesoro no ha tenido inconvenientes en renovar buena parte de los vencimientos de Letes, colocando parte de los rolleos más allá de las elecciones presidenciales e inclusive, con maduración posterior al 10 de diciembre. De hecho, en esta ocasión, una de las series de Letes que se ofrecen es a 217 días de plazo y vencen el 31 de enero de 2020.

La incógnita ahora para el mercado no está en las Letes en dólares, sino en lo que sucederá con las Lecap, y en particular con una de las series, que tiene un plazo de 399 días y vencen el 31 de julio del año próximo.

Según el anuncio del ministerio de Hacienda que conduce Nicolás Dujovne, estos son los instrumentos que serán ofrecidos esta semana:

1) Letes con vencimiento el 11 de octubre de 2019 (105 días de plazo remanente),

2) Letes con vencimiento 31 de enero de 2020 (217 días de plazo),

3) Lecap con vencimiento 13 de septiembre de 2019 (77 días de plazo), y

4) Lecap con vencimiento 31 de julio de 2020 (399 días de plazo remanente).

La oferta de Letes será por un total de u$s900 millones en conjunto para los dos plazos y Hacienda dará prioridad en las adjudicaciones a la demanda por las que vencen en enero próximo, y completando luego la licitación con las de más corto plazo, que vencen en octubre.

Lo mismo sucederá con las Lecap. Se licitará hasta un monto máximo de $95.000 millones, que se podrán cancelar tanto en moneda local como en dólares, a diferencia de las Letes, que solo se podrán pagar en dólares. El tipo de cambio aplicable será el de referencia (Comunicación A3500) que fijará hoy el Banco Central al cierre de las operaciones (el viernes fue $42,91). Las adjudicaciones comenzarán con los pedidos de las letras más largas, para completar luego con monto y precio de las demandadas a septiembre de este año.

Habrá que ver también el comportamiento de los inversores respecto no solo de los plazos, sino también de la moneda de los instrumentos. En la última subasta realizada el 13 de junio, hubo muy poco interés por las Lelink, que son las letras ligadas a la evolución del billete norteamericano. El Tesoro había ofrecido liquidar estos instrumentos con el Bono Dual, que vencía el viernes, pero fue escaso el interés de los inversores al punto que uno de los plazos, el de noviembre, fue declarado desierto.

Para reunir los pesos necesarios y atender el pago del vencimiento del Dual, además de los u$s60 millones diarios que vende a través del BCRA, el Tesoro tuvo que desprenderse de otros u$s400 millones, de aquellos del último desembolso el Fondo Monetario Internacional (FMI). La operación se convino en forma directa con el Central, mitad el viernes y el resto hoy, para evitar una mayor presión bajista en el mercado cambiario. El viernes la cotización de la divisa estadounidense frente al peso argentino bajó 1,2% y en lo que va de junio acumula una caída de 4,4 puntos porcentuales. Cerró en $42,79 en el circuito mayorista y en $43,80 el billete en las pizarras del Banco Nación.

La tendencia a la calma cambiaria se acentuó a partir de la designación de Miguel Ángel Pichetto como compañero de fórmula de Mauricio Macri, con ingreso de dólares financieros para aprovechar los altos rendimientos en pesos, bancos desarmando posiciones en moneda extranjera y un mayor volumen de liquidaciones de los exportadores, tanto de cereales y oleaginosas como de petroleras.

En la última licitación, se advirtió una clara preferencia de los inversores por los BOTAPO, los bonos que acompañan la evolución de la tasa de política monetaria que establece el BCRA similar a la tasa de las Leliq, actualmente en 64,6% anual.

Estos títulos, a los que uno de los grandes fondos de inversión internacionales con presencia en el país destinó cerca de u$s1.000 millones de su cartera, representan una competencia difícil de igualar para las Lecap. En el mercado secundario, las tasas de las letras capitalizables en circulación no superan actualmente 59% anual.

Inclusive, las letras más cortas que se licitarán hoy capitalizan al 4,25% mensual, mientras que aquellas que vencen en julio de 2020 lo hacen con una tasa menos convocante de 2,65% mensual. Ambas amortizan totalmente al vencimiento.

La estructura va claramente en desmedro del vencimiento más largo, razón por la cual tanto el número de las eventuales ofertas como el monto de la demanda serán vistos como una muestra representativa del horizonte que para los mercados puede tener el “efecto Pichetto” y el cierre de listas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario