11 de marzo 2022 - 15:29

Más de 87 mil visitantes disfrutaron en enero del Glaciar Perito Moreno

La gran cantidad de turistas se debe a que es uno de los pocos glaciares en el mundo al que se puede acceder por vía terrestre en automóvil hasta la pared misma de la mole de hielo y apreciarlo en toda su magnitud.

Glaciar Perito Moreno. 

Glaciar Perito Moreno. 

Pixabay

Más de 87.000 personas se maravillaron durante el mes de enero con el imponente Glaciar Perito Moreno, con la particularidad de que alrededor del 30% de los visitantes provino del extranjero, que demuestra que lentamente se va recuperando el turismo externo tras las restricciones impuestas por la pandemia, según datos aportados por la Secretaría de Turismo de El Calafate.

El glaciar Perito Moreno es la 'estrella' más conocida del Parque Nacional Los Glaciares, creado en 1937 para su preservación, y declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco para conservar su flora y fauna en peligro de extinción y, lógicamente, es el "paseo" por excelencia para todo aquél que llega a esta pequeña localidad de la provincia de Santa Cruz.

La gran cantidad de visitantes se debe a que es uno de los pocos glaciares en el mundo al que se puede acceder por vía terrestre en automóvil hasta la pared misma de la mole de hielo y apreciarlo en toda su magnitud, gracias a un complejo de pasarelas que te permiten una observación espléndida, desde distintos ángulos.

Ana María y Héctor son un matrimonio mayor de Buenos Aires que suelen venir con frecuencia a El Calafate. "Cada vez que venimos a El Calafate venimos al glaciar. Es un paseo imperdible y a pesar de que hemos venido muchas veces, cada vez que llegamos es distinto, no es el mismo paisaje, el glaciar cambia, te sorprende y de pronto se produce un desprendimiento y es una maravilla poder observarlo", cuenta Ana María.

Un poco más adelante, apoyados en la baranda de uno de los miradores, siete motoqueros de La Pampa hacen un alto en su periplo para apreciar la belleza del glaciar.

Claudio, Horacio, Juan Carlos, Sergio, Darío, Enzo y Rudy, vienen viajando desde Ushuaia y es la primera vez que su recorrido para por El Calafate y por ende es la primera visita al glaciar.

"Estamos impresionados, esto es magnífico. Realmente nos ha sorprendido a todos y no nos arrepentimos para nada de haber elegido esta ruta", comenta Horacio, quién explica que hacen esto todos los años eligiendo diferentes destinos de Argentina para recorrerlos en sus 6 motos BMW y una Yamaha.

Caminando por las pasarelas es posible encontrarse, también, con visitantes italianos, franceses, ingleses, estadounidenses y brasileros.

Livia y Doménico son de la región del Marche italiano y están hace pocos días en la Argentina. "Vinimos desde Buenos Aires primero a ver el Glaciar Perito Moreno, porque unos amigos que habían estado hace unos años aquí nos lo recomendaron. Ahora estamos pudiendo viajar y lo vamos a aprovechar porque estuvimos mucho tiempo encerrados por esta pandemia", explica Doménico en su idioma.

Lizzethe y Anne son francesas, amigas desde hace mucho tiempo y compañeras de viaje de siempre, que estuvieron en Bariloche y recorrieron la ruta de los siete lagos, pero dicen que lo del glaciar supera todo lo que vieron hasta el momento.

La ruptura del Glaciar Perito Moreno es, sin duda alguna, uno de los fenómenos naturales más impresionantes que se han podido contemplar en los últimos tiempos.

La última fue en marzo del 2018 y desde entonces no se ha vuelto a formar el arco entre el Brazo Rico y el Lago Argentino, que marca uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza.

Es frecuente escuchar que la ruptura del Moreno es un fenómeno que se repite cíclicamente cada tres o cuatro años, pero esta regularidad sólo se dio en pocas ocasiones durante los últimos años.

El Glaciar Perito Moreno posee una superficie de 257 km2, avanza a una velocidad de 2,2 metros por día en el centro y 0,35 metros por día en los bordes y tiene una longitud de 30 kilómetros.

El ancho del frente del glaciar es de 4 kilómetros aproximadamente y en su línea de mayor altitud alcanza los 1.150 metros sobre el nivel del mar y se mantiene estacionario desde 1917, siendo uno de los pocos glaciares en el mundo con esta condición, ya que la mayoría se encuentra en retroceso.

La imponente masa de hielo interminable rodeada de bosques y montañas es un espectáculo que pocos se quieren perder, y otra de las maneras de apreciarlo es a través de una navegación, que acerca hasta la cara norte.

Bajo la conducción de Lucas, la embarcación Cruz del Sur se enfrentó a la enorme pared de hielo y su imponencia se hizo aún mayor ante la breve distancia.

Las exclamaciones del centenar de turistas que aferrados a la baranda del barco observan con ojos enormemente abiertos la mole azul y blanca, son un reflejo sustancial de lo que hay por delante.

Un halo de paz infinita sobre la naturaleza virgen convierten al Glaciar Perito Moreno en un gran atractivo para quienes quieren disfrutar del aire puro y del sonido del silencio.

Sonido que interrumpe sólo el movimiento del glaciar, que constantemente le regala al Lago Argentino inmensos bloques de hielo, que al desprenderse del zócalo de ablación, caen en el Canal de los Témpanos produciendo un estruendo profundo y estremecedor.

Se puede llegar hasta el Glaciar en paseos por tierra o alternando etapas de navegación en el recorrido, y si el visitante llega con vehículo propio, debe transitar unos 80 km aproximadamente por la Ruta Provincial Nº 15 desde El Calafate, lo que lleva una hora y media de viaje.

Dejá tu comentario

Te puede interesar