Admiten que "drenó" dinero negro

Mundo

Brasilia (ANSA, EFE, Reuters, AFP) - Tarso Genro, el nuevo presidente del Partido de los Trabajadores (PT), admitió ayer por primera vez que «algún dinero fue drenado» desde la agrupación, que fuera acusada de haber pagado sobornos a un centenar de legisladores.

Genro admitió que el PT cometió «muchos errores, al menos políticos», en los últimos tiempos, pero advirtió contra quienes, dijo, quieren destruir al partido, porque a su juicio es «el único capaz de evitar la colombianización de Brasil».

El diputado Roberto Jefferson, del Partido Laborista Brasileño (PTB), acusó al PT de haber creado un sistema de pagos mensuales ilegales a legisladores para comprar apoyo político en el Congreso.

«No creo que haya existido un dinero mensual. No como una forma de pago sistemáticopara fortalecer la base parlamentaria. Pero algún dinero fue drenado para diputados»,
dijo Genro en una entrevista con el diario « Correio Braziliense».

• Renuncias

Genro asumió el sábado, luego de que los principales dirigentes del partido del presidente Luiz Inácio Lula da Silva presentaran sus renuncias al ser involucrados por el diputado Jefferson en sus denuncias.

Jefferson sostuvo que los sobornos eran para diputados de los partidos Liberal, Progresista y de su propio PTB, aliados del PT, pero Genro sostuvo ayer que no sabe quiénes fueron los beneficiados por esos pagos ilegales.

«No sé qué parlamentarios son ésos, y tampoco si hay dinero del partido en el medio».
Según Genro, que al asumir al frente del PT era ministro de Educación, las denuncias provocaron «un gran daño» al partido.
«Hay un gran daño. Pero no es irrecuperable. Vamos a rehacer el perfil ético del partido para crear condiciones para que el presidente Lula da Silva sea reelecto» en los comicios de 2006.

Según el presidente del PT, detrás de las crisis hay «dos movimientos». «Un movimiento es un anhelolegítimo de la sociedad por el combate a la ilegalidad. Pero hay un aprovechamiento político de los adversarios que quieren aniquilar al partido. Eso es malo para la democracia, para las instituciones y para el futuro democrático de Brasil», afirmó.

«Si las clases populares no tuvieran un mediador democrático dentro del Estado de Derecho, como el PT, que transforme sus demandas en luchas dentro de la legalidad, Brasil podrá entrar en una situación de anomia semejante a la de Colombia», dijo.

Dejá tu comentario