Amenaza Chávez con armar la población y no vender más petróleo a Estados Unidos

Mundo

Caracas (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente venezolano Hugo Chávez incrementó otra vez ayer la tensión con EE.UU. al amenazar con armar a un millón de sus seguidores para repeler una eventual invasión norteamericana y con la suspensión de los envíos de crudo a la mayor economía del mundo.

Chávez recordó ayer en su programa dominical de radio y televisión «¡Aló Presidente!» que «necesitamos armar, equipar y adiestrar un millón de hombres y mujeres, la fuerza armada junto con la reserva, una reserva bien equipada, adiestrada y la guardia territorial que ya es todo el pueblo», dijo.

• Fusiles rusos

El presidente aseguró que desea continuar con su revolución pacífica, aunque insistió: «Que nadie se equivoque, nuestra revolución es pacífica, pero también es armada» y añadió que pronto comenzarána llegar los 100.000 fusiles comprados a Rusia. De todas formas, «esa cantidad todavía se queda corta», dijo. «Los gringos no querían que compráramos ni un fusilito», dijo al recordar las críticas de Washington a la compra de armas por parte de Venezuela. La compra de armas para el ejército chavista -y más aún la creación de milicias populares- genera temor en la oposición, que se encuentra cada vez más desprotegida ante el aumento de poder del polémico mandatario.

Así Chávez hizo eco de sus propias declaraciones realizadas durante una marcha que convocó el sábado con motivo de la celebración por los 14 años del intento de golpe de Estado que encabezó cuando era un intendente coronel contra el gobierno de
Carlos Andrés Pérez.

En esa ocasión, el líder venezolano calificó a
George W. Bush de «imperialista, genocida y fascista». «Si algún presidente en este mundo es sumamente parecido, hasta físicamente,hasta la mirada, a Adolf Hitler es Mister Danger (...). Muy parecido, yo creo que son primos por lo menos», dijo. «Hitler podría ser un niño de pecho delante de George W. Bush, Mister Danger», concluyó.

• Expulsiones

Los lazos entre Caracas y Washington se deterioraron más la semana pasada, luego de que Chávez expulsara del país a un agregado militar estadounidense acusándolo de espionaje. La Casa Blanca reaccionó echando de Estados Unidos a una funcionaria de la embajada venezolana.

El incidente diplomático tomó más vuelo luego de que el secretario de Defensa de Estados Unidos,
Donald Rumsfeld, dijera que Chávez, al igual que Hitler, fue elegido democráticamente y «luego consolidó su poder».

Pese a la enemistad, 15% del petróleo que consume Estados Unidos proviene de Venezuela.
«Nosotros no queremos llegar a ese extremo, ellos que decidan. Nosotros lo que queremos es que nos dejen en paz», dijo Chávez en su programa dominical sobre la posibilidad de cortar las exportaciones de crudo de Venezuela a Estados Unidos si se terminan las relaciones entre ambos países.

Chávez también dijo ayer que su contrincante electoral en los comicios presidenciales del próximo 3 de diciembre será EE.UU.


Según el mandatario, el objetivo de EE.UU. será imponer un candidato de su interés o, en su defecto, tratar de deslegitimar los resultados electorales. Además alentó a sus seguidores a prepararse desde ahora para resistir «la campaña mediática» que desarrollarán sus opositores.

Dejá tu comentario