Arabia Saudita: murió rey Fahd, aliado de Occidente

Mundo

Riad (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El octogenario rey Fahd, fundador de la Arabia Saudita moderna, mayor productor y exportador de petróleo del mundo, murió ayer tras una larga enfermedad y fue sucedido por su hermanastro, el príncipe heredero Abdullah bin Abdelaziz.

«Con profunda tristeza y pesar, el Palacio Real anuncia el deceso del rey Fahd bin Abdelaziz, que Dios lo bendiga», se dijo en un mensaje divulgado por la televisión local, que un minuto después anunció, en otro comunicado, la elección de Abdala como sucesor.

De acuerdo con las leyes del reino aplicadas para la entronización de Abdullah, ese mismo documento reseñó que el actual ministro de Defensa, príncipe Sultan Abdelaziz, era proclamado nuevo príncipe heredero.

Abdullah ya gobernaba de hecho el país desde que en 1995 el rey sufrió un derrame cerebral que lo dejó incapacitado para ejercer el poder. Esto implica que la transición no sea tal, para alivio de Occidente, que no desea ver cambios políticos traumáticos en el principal productor de petróleo del mundo.

• Sin detalles

Tras permanecer internado en un hospital de Riad desde el 28 de mayo, Fahd, que había gobernado el país desde 1982, falleció ayer a la madrugada por «la enfermedad que sufría», informó el mensaje sin precisar más detalles.

Según fuentes no oficiales,
el monarca tenía problemas respiratorios y había sido intervenido quirúrgicamente para practicarle una traqueotomía.

Su muerte, aunque previsible por la fragilidad extrema de su salud, sorprendió, ya que en los escasos y breves partes médicos emitidos semanas atrás se había indicado que su estado «mejoraba».

A Fahd se lo consideraba un amigo de Occidente por su política exterior moderada, lo que sirvió de justificativo en los últimos años para el
surgimiento de una oposición islamista violenta, responsable de sangrientos atentados terroristas y ligada a Al-Qaeda. Estos extremistas acusan al régimen de haber traicionado el islam al permitir la presencia de tropas «infieles», por lo que buscan su derrocamiento.

Los funerales del monarca se celebrarán hoy tras la oración de la tarde, hacia las 16.30 hora local en la mezquita del príncipe
Turki bin Abdala, en la capital saudita.

El presidente de
EE.UU., George W. Bush, expresó al nuevo monarca las condolencias de su país por el fallecimiento del rey Fahd, quien fue un firme aliado de Washington. Tras el deceso de Fahd, el reino ratificó su política petrolera de pleno abastecimiento al mercado.

«Hemos tenido una estrecha asociación y buenas relaciones con Arabia Saudita», dijo el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan. «El presidente considera al rey Abdullah como un amigo.» McClellan dijo que Bush había hablado por teléfono con Abdullah, y que una delegación estadounidense asistirá al funeral de Fahd.

• Liderazgo

Para el primer ministro británico, Tony Blair, el fallecido fue un «buen amigo del Reino Unido», que gobernó a su país con «gran visión y liderazgo». Francia expresó una «profunda tristeza» por la muerte del rey Fahd, «jefe de Estado amigo y respetado soberano».

El presidente del Gobierno español,
José Luis Rodríguez Zapatero, firmó un decreto que declaró la jornada de hoy día de luto oficial.

En tanto, tras conocer la noticia, la Liga Arabe aplazó la cumbre extraordinaria que sus jefes de Estado iban a celebrar mañana en
Egipto para estudiar la cooperación contra el terrorismo, así como la situación en Irak y en Palestina. Algunos Estados árabes, incluidos Siria y Egipto, anunciaron tres días de luto.

Dejá tu comentario