Bolsonaro rechazó la ayuda de la Argentina para asistir a los afectados por las inundaciones

Mundo

El presidente fue fustigado por la oposición y el gobernador del estado de Bahía, donde ya murieron 24 personas y había 90.000 desplazados.

Brasilia - El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, justificó ayer la decisión de su gobierno de rechazar una ayuda ofrecida por Argentina para combatir las devastadoras inundaciones en el estado de Bahia (nordeste) con el argumento de que “era innecesaria en ese momento”.

Bolsonaro explicó en su cuenta de Twitter que “el fraternal ofrecimiento argentino, aunque muy apreciado en Brasil” se dio cuando las Fuerzas Armadas “estaban prestando ese tipo de asistencia a la población afectada”. “Por este motivo, se consideró que la ayuda argentina era innecesaria en ese momento, pero podrá ser activada oportunamente, en caso de que empeoren las condiciones”, dijo el mandatario.

Bolsonaro agregó que su gobierno “está abierto a ayuda y donaciones internacionales” e informó de que la cancillería aceptó donaciones de tiendas de campaña, colchones y mantas de la Agencia de cooperación internacional japonesa (JICA), entre otros organismos.

El lunes, el embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli, ofreció la ayuda de su gobierno a Brasil para combatir los efectos de las inundaciones causadas por las fuertes lluvias de los últimos días, que dejaron por ahora 24 muertos, 90.000 desplazados y un reguero de destrucción en varios municipios de la región sur de Bahia.

“Pusimos a disposición del Gobierno Federal y del gobernador del estado de Bahia desinfectantes y potabilizadores de agua, así como también profesionales especializados en su utilización, en el armado de refugios de ACNUR, en logística de donaciones y en contención psicosocial”, escribió.

Rival

El presidente Alberto Fernández es un aliado del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), probable rival del mandatario brasileño en las elecciones del año que viene y al que los sondeos le atribuyen una holgada victoria. “Es lamentable ver a un presidente que no ayuda y rechaza la ayuda de otras personas”, lamentó Lula también en Twitter.

Aunque envió varios ministros y liberó recursos para la reconstrucción de carreteras en la región, Bolsonaro, enfrenta duras críticas desde hace varios días por continuar de vacaciones junto a su familia en el sur de Brasil y no acudir personalmente a la zona de desastre, que sobrevoló puntualmente el 12 de diciembre.

Opositores lanzaron en las redes sociales el hashtag #Bolsonarovagabundo (Bolsonaro vago) a raíz de su accionar.

No fue la única incomodidad para el mandatario. El gobernador de Bahía, Rui Costa (Partido de los Trabajadores), aceptó y agradeció la ayuda que ofreció la Argentina para las ciudades afectadas por las lluvias. “Argentina ofreció ayuda humanitaria a las ciudades afectadas por las lluvias en Bahía. A pesar del rechazo del Gobierno federal, me dirijo a todos los países del mundo: Bahía aceptará directamente, sin tener que pasar por la diplomacia brasileña, cualquier tipo de ayuda en este momento”, anunció en la red Twitter el gobernador de Bahía.

El gobernador, el más votado de todo Brasil en las elecciones de 2018, se metió directamente en la polémica sobre las vacaciones de Bolsonaro y disparó en Folha de Sao Paulo: “El presidente durante su gestión demostraba desprecio hacia la vida humana. No esperaba nada de él. En tres años de gobierno no hizo gestos ante desastres o la pandemia de solidaridad a la vida humana. Es un presidente que no demuestra ningún tipo de sentimiento en relación al dolor del prójimo”.

Ajeno a las críticas, ante una platea colmada en el parque Beto Carrero, Bolsonaro subió vestido con buzo antiflamas y participó con un piloto de una serie de derrapes ante el grito de la multitud, que apeló al ya clásico “Mito, Mito” para referirse al excapitán del Ejército.

Dejá tu comentario