Con polémica, las vacunas chinas ya empiezan a llegar a Brasil

Mundo

Brasilia - Brasil recibió ayer el primer lote con 120.000 dosis de la vacuna CoronaVac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac Biotech, según anunció la Gobernación de San Pablo.

“Es un hito muy importante”, subrayó desde el aeropuerto de San Pablo el gobernador del estado, João Doria, según un video posteado en sus redes sociales.

La vacuna llegó a Brasil a través de un convenio con el Instituto Butantan, adscrito al Gobierno estadual, y se volvió motivo de disputa entre el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro y Doria, su exaliado y actual rival político.

El enfrentamiento subió en intensidad la semana pasada, cuando la agencia de vigilancia sanitaria nacional (Anvisa) suspendió por 48 horas el ensayo en voluntarios en Brasil, argumentando “un incidente grave” ocurrido durante las pruebas. Bolsonaro se congratuló en redes sociales por la paralización del estudio, que calificó de “triunfo” personal dada su aversión a las vacunas chinas, lo que llevó a las autoridades paulistas y al Instituto Butantan a expresar “indignación” y a garantizar que el incidente –la muerte e un voluntario, al parecer por un suicidio– no estaba relacionado con la investigación.

El convenio entre Sinovac y el Instituto Butantan contempla el envío de un total de 6 millones de dosis hasta fines de año, así como la entrega de materia prima para fabricar otras 40 millones de dosis en San Pablo. La autorización de la Anvisa es necesaria para la aplicación de la vacuna en Brasil, pero su politización genera dudas

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario