Brown es el sucesor de Blair al frente del laborismo

Mundo

El titular británico de Economía, Gordon Brown, fue proclamado sucesor del primer ministro, Tony Blair, al frente del Partido Laborista, en un congreso extraordinario de esa formación en Manchester (norte de Inglaterra).

"Es con humildad, orgullo y un gran sentido del deber como acepto el privilegio y la gran responsabilidad de liderar nuestro partido y cambiar nuestro país. Voy a intentar justificar cada día y en cada acto la confianza que habéis depositado en mí", afirmó Brown en sus primeras palabras como nuevo hombre fuerte del laborismo británico.

Fue precisamente su antecesor en el cargo el encargado de presentarlo como nuevo líder laborista, en una intervención en la que Blair aseguró que Brown será "un magnífico" primer ministro.

El nuevo dirigente laborista comenzó su discurso dando las gracias a Blair, "un hombre que durante diez años ha aguantado el peso del liderazgo" del Reino Unido.

Sin oposición alguna por parte de otro candidato, ya que el ala izquierda del partido no logró recabar los apoyos necesarios para disputarle el cargo, Brown fue "coronado" tras la proclamación de la secretaria de Estado de Justicia del Reino Unido, Harriet Harman, como "número dos" laborista en sustitución del viceprimer ministro, John Prescott.

Harman, que no partía como favorita, se impuso en una reñida votación a los otros cinco candidatos que aspiraban al puesto, incluidos tres ministros del gabinete de Blair: los titulares de Cooperación Internacional, Hilary Benn; Educación, Alan Johnson, e Irlanda del Norte y Gales, Peter Hain.

También competían en las primarias, en las que tienen derecho al voto los diputados laboristas, los militantes y los afiliados a los sindicatos, la presidenta del Partido Laborista, Hazel Blears, y el diputado del ala izquierda de la formación, John Cruddas.

La nueva "número dos" no tiene necesariamente que convertirse en viceprimer ministro, como ha sido el caso de Prescott desde 1997, cuando el laborismo llegó al poder.

Mientras se celebra el congreso, miles de personas se manifiestan frente al centro que acoge la reunión laborista para pedir a Brown la retirada de las tropas que el Reino Unido tiene desplegadas en Irak.

Dejá tu comentario