Brutal ataque talibán a uno de los hoteles más grandes de Kabul

Mundo

Un grupo de kamikazes talibanes fuertemente armados atacó a uno de los principales hoteles de Kabul, y las cuatro horas de combates que siguieron se saldaron con la muerte de 10 civiles, dos policías y nueve atacantes, indicó el gobierno afgano.

Este ataque, que tuvo lugar en pleno centro de una capital que desde hace años se ha transformado en un campo atrincherado y contra un establecimiento que supuestamente estaba bien protegido, demuestra que la insurrección de los talibanes se intensifica tras el anuncio por Estados Unidos del comienzo de la retirada de las tropas extranjeras de Afganistán, que debería terminar a fines de 2014.

Los "terroristas atacaron el Intercontinental y la operación terminó después de que todos los terroristas murieron", indicó el portavoz del ministerio del Interior, Sediq Sediqi.

Sediqi precisó que los dos últimos atacantes murierontras una operación de registro del hotel. Un policía mató a uno de ellos, el otro hizo estallar los explosivos que llevaba.

Un helicóptero de combate de la Fuerza Internacional de la OTAN (ISAF) participó en los combates, disparando con armas ligeras contra los talibanes, según uno de sus portavoces, el comandante Tim James.

"Algunas explosiones fueron desencadenadas por los atacantes, que activaron sus bombas, otras por los disparos del helicóptero que hicieron estallar los cinturones de explosivos" de los atacantes, precisó.

Dos soldados de las fuerzas especiales neocelandesas, que acudieron en refuerzo, resultaron levemente heridos, indicó el ejército de Nueva Zelanda.

Según informaciones no confirmadas, uno de los heridos era uno de los efectivos del helicóptero.

Altos cargos afganos llegados de todo el país se encontraban en este hotel. Debían participar en una conferencia en el marco de la progresiva transferencia de la responsabilidad de la seguridad del país de los soldados de la OTAN a los militares y policías afganos.

Un portavoz talibán, Zabihulá Muyahid, reivindicó el atentado, asegurando que sus combatientes mataron a 50 personas.

Los balances difundidos por los talibanes de sus acciones guerrilleras son a menudo muy exagerados.

El Intercontinental es uno de los hoteles más conocidos y prestigiosos de Kabul.
Las medidas de seguridad en los hoteles de la ciudad fueron reforzadas considerablemente después del ataque que causó siete muertos, incluidos tres extranjeros, en 2008 en el Hotel Serena, otro establecimiento de lujo de la capital afgana.

Los 140.000 soldados occidentales que apoyan al frágil gobierno de Kabul frente a la rebelión de los talibanes deben empezar a retirarse dentro de algunas semanas para transferir la responsabilidad de la seguridad del país a las fuerzas afganas.

Dejá tu comentario