Cambio de era: a instancias de Biden, la OTAN calificó a China de "reto sistémico"

Mundo

Asimismo puso la mira en Rusia, a gusto también de Estados Unidos. El demócrata se diferenció de Trump y aseguró su respaldo irrestricto a la seguridad común.

Bruselas - La OTAN aseguró primera vez que enfrentará las ambiciones militares de China y calificó a ese país de “reto sistémico”, de acuerdo con el comunicado final de la cumbre que se publicó ayer.

En una victoria diplomática para el presidente estadounidense, Joe Biden, que ha instado a los líderes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) a enfrentarse al autoritarismo y al creciente poderío militar de China, la declaración final califica a ese país como un riesgo para la seguridad de la alianza.

El texto, que ahora marcará el camino de la política de la OTAN, se conoció un día después de que el grupo de las siete economías más ricas del mundo (G7) hubo emitido un comunicado sobre los derechos humanos en China, sobre la limitación de la autonomía de Hong Kong u sobre las amenazas a Taiwán que, según Pekín, calumnia su reputación.

“Las ambiciones declaradas y el comportamiento asertivo de China plantean retos sistémicos al orden internacional basado en normas y a las áreas relevantes para la seguridad de la alianza”, dijeron los líderes de la OTAN.

Biden también señaló a los aliados europeos que la defensa común es para él una “obligación sagrada” de Estados Unidos, en un marcado cambio de tono respecto de su predecesor Donald Trump, que había amenazado con retirarse de la alianza militar por lo que denunciaba como un reparto injusto de las cargas económicas.

“El artículo cinco es una obligación sagrada”, dijo Biden, en referencia al compromiso de defensa colectiva de la alianza transatlántica. “Quiero que toda Europa sepa que Estados Unidos está allí”.

“La OTAN es críticamente importante para nosotros”, dijo Biden, que busca recomponer los lazos después de que Trump denigró la alianza y lo que el expresidente llamó sus miembros “delincuentes” en los últimos cuatro años.

Pero no solo hubo dardos hacia China. Biden dijo que tanto ese país como Rusia no están actuando “de una manera consistente con lo que esperábamos”, en referencia a los esfuerzos occidentales desde mediados de la década de 1990 para llevar a ambos países al redil de las democracias liberales (ver nota aparte).

En otra señal de que está surgiendo una posición común sobre China, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que la creciente presencia militar de China, desde el Báltico hasta África, significa que la organización debe estar preparada.

“China se está acercando a nosotros. Los vemos en el ciberespacio, vemos a China en África. Pero también vemos a China invirtiendo fuertemente en nuestras propias infraestructuras críticas”, dijo, en referencia a los puertos y las redes de telecomunicaciones. “Tenemos que responder juntos como una alianza”.

Los países del G7 reunidos en Gran Bretaña durante el fin de semana reprendieron a China por los derechos humanos en la región de Xinjiang, pidieron que Hong Kong mantenga un alto grado de autonomía y exigieron una investigación completa de los orígenes del coronavirus en China.

La embajada de China en Londres sostuvo que se oponía firmemente a las menciones de Xinjiang, Hong Kong y Taiwán, que, según dijo, distorsionaban los hechos y exponían las “siniestras intenciones de algunos países como Estados Unidos”.

“La reputación de China no debe ser calumniada”, dijo ayer la embajada de ese país.

Dejá tu comentario