27 de junio 2010 - 23:48

Casi 500 detenidos en protestas en Toronto

Serios incidentes se dieron ayer en Toronto
Las protestas protagonizadas en contra del G-20 dejaron un total de 480 detenidos, según informó la policía, quien añadió que la ciudad ahora permanece tranquila.

En las últimas horas, el alcalde de Toronto, David Miller, mostró en los medios periodísticos su descontento por la violencia registrada ayer en las protestas, que atribuyó a la presencia de "criminales". "No son activistas, son criminales", insistió.

La situación provocó que la delegación española, incluido el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tuviese que dormir en un hotel distinto al que tenían asignado por las dificultades para llegar a su destino original.

La policía también confirmó que había detenido a cuatro personas tras aparecer dentro del perímetro de seguridad a través de una alcantarilla. No dieron detalles sobre la identidad de los detenidos pero tras el incidente, los responsables de seguridad han decidido "asegurar" una veintena de tapas de alcantarilla.

Los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes surgieron después de que un grupo de activistas que se autocalificaban como 'anarquistas' comenzaran a protagonizar actos provocativos y de vandalismo.

Como resultado, un patrullero fue atacado, y otro fue incendiado, lo que elevó una columna de humo sobre el centro de Toronto.

Además, atacaron las vidrieras de instituciones bancarias, negocios de conocidas marcas de vestimenta deportivas así como establecimientos McDonald's.

La policía cargó contra los activistas con gases lacrimógenos y pelotas de goma, lo que causó varios heridos leves.

La policía informó que en las últimas 24 horas han detenido a unos 480 activistas, si bien la mayor parte afronta cargos menores y serán liberados a lo largo del día.

Unas 200 personas fueron detenidas en la medianoche de ayer después de que un millar de manifestantes marchasen de forma pacífica por el centro de la ciudad hasta llegar a escasos metros de la valla de seguridad establecida en el centro de Toronto.

Un fuerte dispositivo policial arrinconó a los manifestantes y procedió a realizar detenciones masivas de los asistentes a la protesta.

Existe un pequeño grupo que afronta cargos como obstrucción a la Justicia, destrucción de la propiedad privada, y posesión de drogas y de armas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar