Catástrofe en EE.UU.: habría cientos de muertos por huracán

Mundo

Son devastadores los efectos del huracán Katrina en el sur de los Estados Unidos. Su paso provocó la rotura de un dique de contención que dejó ayer bajo el agua a casi toda la ciudad de Nueva Orleans (en la foto se ve cómo el crecimiento de las aguas hizo colapsar el edificio de un casino). En medio de informes que hablaban de cientos de muertos y de decenas de miles de millones de dólares en pérdidas, las autoridades ordenaron la evacuación total de la arrasada ciudad, incluso de los centros de refugiados, cuyo estado es dramático. Las pocas calles no anegadas fueron escenario de saqueos, y la policía advirtió que impondría duramente el orden.

Nueva Orleans (AFP, Reuters, ANSA, EFE) - Mientras las autoridades de Nueva Orleans ordenaban la evacuación total de la ciudad debido a la devastación y a las imparables inundaciones provocadas por el huracán Katrina, se informaba ayer que el número de muertos en la vasta región afectada del sur de Estados Unidos podría ascender a varios centenares.

Nueva Orleans se encontraba aislada del mundo y cubierta por el agua, por lo que la gobernadora del estado de Louisiana, Kathleen Blanco, ordenó su completo desalojo. Así, incluso los centros para refugiados debían ser abandonados debido a las precarias condiciones en que se amontonaban las personas evacuadas.

Un ejemplo de esto es el estadio Superdome, donde hasta ayer se apiñaban unas 20.000 personas que no pudieron ser evacuadas inicialmente ante el paso del huracán que arrasó las ciudades costeras de los estados de Louisiana, Mississippi y Alabama. «Las condiciones en el Superdome son muy difíciles. No hay aire acondicionado ni electricidad», explicó Blanco. Toda la zona tiene inter rumpidas las comunicaciones telefónicas.

El presidentede Estados Unidos,
George W. Bush, dijo que la ayuda del gobierno para las víctimas del huracán ya está en camino. «Nuestros corazones y plegarias están con nuestros compatriotas en la Costa del Golfo que tanto han sufrido por el huracán Katrina», dijo Bush, quien, según la Casa Blanca, suspenderá sus vacaciones para dirigirse a Washington y coordinar las acciones para mitigar los efectos del huracán.

• Ayuda conjunta

«Estos son momentos difíciles para la gente de estas comunidades», dijo Bush. «Los gobiernos federal, estaduales y locales están trabajando juntos para hacer todo lo posible por ayudar a la gente a levantarse».

El Pentágono resolvió crear un puesto de comando en la zona para organizar la distribución de la ayuda, algo para lo que ya se ha decidido movilizar a 7.500 efectivos de la Guardia Nacional en varios estados.

Ayer a la mañana, los estadounidenses comenzaron a tomar conciencia de la magnitud de la catástrofe nacional, calificada como
el «tsunami» de Estados Unidos por algunos medios de comunicación.

La costa de Mississippi, sobre todo en el condado de Harrison, se parece al fin del mundo, con casas que se reducen a un montón de maderas.
Al menos 80 personas habrían perdido la vida en ese condado, dijo el gobernador del estado, Haley Barbour, destacando que se refería a informes no confirmados, y añadió que ese balance podría aumentar.

• Aplastados

Las autoridades sólo confirmaron la muerte de 54 personas, de las cuales 30 se produjeron en Biloxi (Mississippi), la segunda ciudad del condado después de Gulfport, en un solo complejo de departamentos, donde los inquilinos resultaron ahogados o aplastados por los escombros.

Los residentes de Biloxi se vieron sorprendidos por una marejada de 9 metros que penetró más de 1 kilómetro, dijo el portavoz del gobierno local, Vincent Creel. «Va a haber cientos de muertos», dijo. «Camille causó 200 y estamos viendo mucho más que eso», indicó, refiriéndose al huracán Camille, que azotó la zona en 1969 y devastó Mississippi y Louisiana, con un saldo de 256 muertos.


En tanto, en Nueva Orleans (Louisiana) había tres muertes indirectas confirmadas -ancianos fallecidos mientras eran evacuados de un hogar-, pero el alcalde de la ciudad, Ray Nagin, dijo a la cadena WWLTV que se habían visto varios cuerpos «flotando en el agua».

Se perdieron «muchas vidas» en Nueva Orleans por el huracán Katrina, y hasta ahora se rescataron 700 personas de las zonas inundadas, dijo por su parte la gobernadora Blanco.

Uno de los diques sobre un canal que está unido al lago Pontchartrain cedió a la fuerza de las aguas y éstas comenzaron a fluir rápidamente hacia el centro de la ciudad. Más de 80% de Nueva Orleans está inundada.


Nueva Orleans es una ciudad que parece una taza, cuya mayor extensión está por debajo del nivel del mar y es protegida por diques, que cedieron en la madrugada en algunos lugares, incluida la ruptura de 60 metros que permitió que las aguas del lago inundaran el centro de la ciudad. El sistema de bombeo falló y las aguas amenazaban el centro de la ciudad y el histórico Barrio Francés.

«Siempre hemos tenido miedo de que la taza que es Nueva Orleans se llenara rápidamente», dijo
Walter Maestri, coordinador de la administración de emergencia de Jefferson Parish, en una entrevista por radio.

Las cadenas de TV mostraban cómo residentes aterrados eran rescatados por helicópteros en los tejados de sus destrozadas viviendas.

El estado de Alabama también fue golpeado por Katrina,que la noche del lunes se degradó a tormenta tropical cuando penetraba en el interior del país, pero el Centro Nacional de Huracanes advirtió que seguía siendo peligroso a causa de sus fuertes vientos y lluvias torrenciales.

Las donaciones ya comenzaban a llegar ayer desde todo Estados Unidos a las regiones más devastadas.

La Cruz Roja estadounidense se encuentra en la primera línea de socorro a los afectados.

Dejá tu comentario